25.9 C
Guadalajara
lunes, 16 mayo, 2022
spot_img
InicioNOTICIASAGRÍCOLANace el «nejayote»: abono orgánico de desechos del nixtamal

Nace el «nejayote»: abono orgánico de desechos del nixtamal

Este abono aprovecha el nejayote, líquido que se obtiene del proceso de nixtamalización, que en lugar de ser vertido al drenaje sirve de biofertilizante de bajo costo al mezclarse con estiércol.

Ciudad de México, 21 de diciembre del 2021.- Para solucionar el problema de contaminación de la tierra por uso excesivo de fertilizantes químicos y para abaratar costos ahora que se dispararon hasta en 300%, el Departamento de Ciencias Agrícolas de la FES Cuautitlán desarrolla un abono a base de los desechos del maíz nixtamalizado y estiércol de ganado, en lugar de tirar este líquido por el drenaje.

De ello platica Martha Elena Domínguez Hernández, adscrita a tal Departamento, quien desarrolla la línea de investigación «sustentabilidad, circularidad y seguridad alimentaria en agroecosistemas», de la que se desprende la creación de fertilizantes orgánicos como una práctica agroecológica.

Cita la UNAM, de la que depende el FES, que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para satisfacer las necesidades de la población mundial se han usado fertilizantes químicos de forma indiscriminada, ocasionando repercusiones en el medio ambiente y la salud humana.

EL NEYAJOTE

El desarrollo del proyecto busca evaluar, mediante indicadores de sustentabilidad, el efecto de algunas prácticas agroecológicas a fin de emplearlas en el mejoramiento de los agroecosistemas, por lo que, además de elaborar abono de nejayote y estiércol, realiza estudios con cultivos de cobertura para reducir la erosión, regulan el contenido de humedad y atraen polinizadores, entre otros beneficios.

El nejayote es el desecho líquido que se obtiene del proceso de nixtamalización tras cocer el maíz con agua y cal para elaborar la masa de las tortillas, el cual es vertido de tortillerías y molinos al drenaje, lo que a su vez representando un problema de contaminación del agua y de corrosión en tuberías por su alto nivel de alcalinidad.

Por ello, mediante la investigación, buscan reutilizar en un trabajo conjunto con María del Carmen Valderrama Bravo, académica de la multidisciplinaria y Rosalba Zepeda Bautista, investigadora del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

La alternativa para utilizar este líquido busca su aprovechamiento para la fertilización de cultivos, particularmente de maíz, una de las gramíneas que más se siembra en el país y de los primeros resultados resaltan que pueden reutilizar hasta 150 metros cúbicos por hectárea en cada ciclo de producción.

EL MÉTODO

Domínguez recolecta el nejayote y le agrega estiércol de especies pecuarias con la finalidad de someterlo a un compostaje aeróbico, técnica que consiste en la degradación con bacterias, hongos y otros microorganismos que necesitan oxígeno.

A través de este proceso logra reducir la alcalinidad del nejayote de niveles de pH entre 10.5 y 11 a valores de 6 o 7, con esto el líquido puede utilizarse como fertilizante orgánico y al combinarse con estiércol se incrementa el contenido de nutrientes, como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, hierro y boro.

El fertilizante ofrece múltiples ventajas, ya que, al darle un tratamiento previo y evitar desecharlo por el drenaje e incorporarlo al suelo para la producción de maíz se logra la circularidad, es decir, cerrar el ciclo de nutrientes desde la producción de maíz hasta el procesamiento agroindustrial y, sobre todo, se evita la contaminación de aguas.

EL DATO

Del nejayote reducen su alcalinidad de pH entre 10.5 y 11 a valores de 6 o 7, líquido que puede utilizarse como fertilizante orgánico, ya que al combinarse con estiércol se incrementa el contenido de nutrientes, como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, hierro y boro.

«Se recupera el agua utilizada en el proceso de nixtamalización, lo que permite dar un riego de auxilio de entre 7.5 y 15 milímetros a los cultivos, que favorece el crecimiento de las plantas en periodos sin precipitación», explicó.

Estos datos se obtuvieron a partir del uso del fertilizante nejayote-estiércol en cultivos de productores de Puebla, que observaron una mayor cantidad de grano gracias a este desarrollo, así como un incremento en el contenido de nutrientes y materia orgánica del suelo.

A partir de este estudio se han realizado colaboraciones con investigadores de diversas entidades académicas, entre ellas el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, para obtener otros agroinsumos a partir del nejayote, como herbicidas o plaguicidas, y con el IPN se sigue trabajando sobre la recirculación de nutrientes desde la siembra hasta el procesamiento agroindustrial del maíz.

Esto te interesa

Tv Tierra Fertil - no te lo puedes perder

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Anuncio -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

No te vayas sin leer esto

Nuevo superávit en balanza agroalimentaria mexicana

0
Ciudad de México, 15 de mayo de 2022.- En el primer trimestre del año, la balanza comercial agroalimentaria del país, que comprende la agropecuaria...