18.1 C
Guadalajara
miércoles, 05 agosto, 2020
Inicio ENTREVISTAS México necesita agrónomos con valores científicos y humanos: Félix Tarrats Zirión:

México necesita agrónomos con valores científicos y humanos: Félix Tarrats Zirión:

El campo del paÌs necesita profesionalizar su mano de obra; asÌ como mantener la sanidad, inocuidad y calidad, a fin de enfrentar los retos productivos y comerciales que presenta el siglo XXI: Félix Tarrats Zirión.

Para que el sector primario de México enfrente los retos que le presenta un mundo agroalimentario globalizado y pueda ayudar de manera efectiva al país a alcanzar la autosuficiencia alimentaria, necesita profesionalizar su campo y contar con mano de obra especializada no sólo en el tema productivo sino también en logística y comercialización.

Tal afirmación proviene del director general de del Centro de Investigación y Capacitación Koppert Rapel (CEICKOR), Félix Tarrats Zirión, quien agrega que la cadena de valor agroalimentaria del país requiere de mano de obra calificada en todos los niveles, para producir al menos el 70 % de sus necesidades alimentarias, como sugiere la FAO a sus países afiliados, a fin de no sufrir hambre.

Quien actualmente funge como vicepresidente del Consejo de Administración de la Asociación Nacional de Horticultura Protegida (AMHPAC), señaló que el sector educativo siempre ha sido importante para el desarrollo no sólo de un sector productivo del país, sino de toda la economía de México y el mundo.

En este sentido, cuando transcurre el primer semestre del año 2019, el campo mundial requiere de contar con mano de obra en calidad y cantidad para alimentar a alrededor de siete mil 500 millones de seres humanos.

Sin embargo, para el año 2050 la sociedad mundial deberá preocuparse y ocuparse porque todo protagonista del  sistema agroalimentario mundial se especialice en alguna área de la cadena de valor, para poder surtir las necesidades de comida de alrededor de nueve mil 100 millones de personas.

Reto que se antoja difícil de cumplir, refiere, «si se toma en cuenta que en naciones como México el relevo generacional en el sector rural se ha visto truncado por el poco atractivo que presenta el trabajo en el campo, así como el estudiar la carrera de agronomía, veterinaria o cualquier profesión afín al sistema agropecuario».

LA PROFESIONALIZACIÓN

No obstante, refiere el catedrático formador de growers (cultivadores, productores profesionales), Tarrats Zirión,  «por supuesto que ya se trabaja en profesionalizar el campo y esfuerzos como el que hacen las universidades, son un importante grano de arena para que México crezca en el tablero mundial de países productores y exportadores de alimentos».

«Mención aparte merece la labor que se hace en el Centro de Investigación y Capacitación Koppert Rapel (CEICKOR), donde los programas educativos basados en la práctica ya dan resultados importantes en la agricultura comercial, al grado que la mexicana está colocada en el ranking mundial en el tema productivo y exportador».

«Es importante destacar que llegar a cumplir esta y otras metas importantes no ha sido fácil», subraya el destacado grower queretano. «El principal problema que enfrenta la cadena agroalimentaria en la República Mexicana es encontrar la fórmula para saber, primordialmente, cómo producir más con menos, objetivo fundamental no sólo para el nuevo gobierno sino para la agricultura nacional».

«Ante este desafío, que cada día presenta dificultades diferentes», indica, «la aportación de conocimientos al trabajador del campo se convierte en una necesidad apremiante, porque el saber y la especialización, son herramientas básicas para el buen funcionamiento de la cadena de valor agroalimentaria en México y el mundo».

«Por ello es que en la actualidad, uno de los desafíos más importantes de la ciencia, la academia, la agroindustria, los organismos de productores y el Estado, es generar agrónomos que tengan la capacidad de transformar la agricultura para colocarla al nivel de las mejores del orbe y pueda llevar a México a la autosuficiencia alimentaria real».

AGRÓNOMOS MEXICANOS

México necesita agrónomos con valores

Ingeniero, ¿qué tipo de agrónomo necesita el sector primario de México para enfrentar los desafíos alimentarios que presenta la sociedad mundial actual?

«El agrónomo de la nueva era debe tener al menos cinco características: Una, que pueda mejorar la productividad agrícola de forma sostenible y surtir la creciente demanda de alimentos. Dos, saber hacer uso de todas las tecnologías de punta».

«Tres, ser capaz de desarrollar una agricultura sustentable. Es decir, que su trabajo sea llevado a cabo apegado al respeto de la naturaleza». «Cuatro, ser un agrónomo que maneja de manera constante la innovación y que sepa adaptarse  a las circunstancias del clima».

«Cinco, ser un profesional del campo con áreas de conocimiento científico y técnico importantes. Por ejemplo, que conozca todo lo relacionado a la fisiología y biología vegetal; también que sea capaz de usar modernas tecnologías de comunicación».

«¿Para qué? Para que conozca de qué se trata el tema de las plantas y su cultivo, pero también tenga la capacidad de implementar adelantos tecnológicos en toda la cadena de valor agroalimentaria».

MODELO EDUCATIVO

Ingeniero, ¿Este es el modelo de agrónomo que moldea CEICKOR? «Si. CEICKOR trabaja para forjar un agrónomo que sustente sus conocimientos técnicos y tecnológicos en valores claros como el respeto, la puntualidad, la honestidad y el trabajo disciplinado».

«Para establecer los planes de estudios, este Centro de Investigación toma en cuenta las necesidades de la industria y del perfil del agrónomo que se necesita para enfrentar sus retos productivos y comerciales».

«Por ello, además, los encargados de la agroindustria nos piden hoy en día, que el nuevo profesional egrese de este centro con habilidades personales como: saber trabajar en equipo, que cuente con iniciativa, liderazgo; capacidad para coordinar personas y resolver conflictos».

Ingeniero, ¿por qué hacer énfasis en la parte humana? «En cualquier profesión, no sólo en el campo, necesitamos profesionistas honestos, responsables, puntuales y en este caso el sistema productivo de nuestro país requiere de agrónomos que tengan arraigados los valores universales para magnificar resultados».

ATRAE PROFESIONALISMO

Contar con un profesionista de estas características, ¿qué le aportaría al campo en este momento? «Vendría a profesionalizar al sector primario de México; a darle mayor orden en su manejo agronómico. El nuevo protagonista del sector primario que forje el sector primario en la nación, debe aportar conocimientos y habilidades para que el campo de México sea más productivo y alcance la seguridad y soberanía alimentaria».

Ingeniero, entonces, ¿todo integrante del sistema agroalimentario mexicano tiene que tener estas cualidades?

«Yo creo que todo aquel que forme parte la agricultura de un país, necesita tener una visión más amplia de la productividad, la innovación y la tecnología; y por supuesto, bien claros los objetivos de cómo y porqué se deben producir más alimentos». 

«Por estas fechas, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) sugiere a sus países afiliados, aumentar la producción de alimentos en un 70%, para que la sociedad mundial sea capaz de proveer de alimentos a nueve mil 100 millones de personas, para el año 2050. Y hacia allá debe ir encaminada la educación y el trabajo en el campo». 

«Este es el objetivo que toda la agroindustria tiene que tener bien cimentado, a fin de aportar su parte para que el agro pueda surtir esa enorme demanda de alimentos, pero a la vez, tener en cuenta que este trabajo debe hacerse con sustentabilidad, porque de lo contrario resultará contraproducente para la sociedad mundial».

«Y cuando hablo de sustentabilidad me refiero al uso de menos recursos hidráulicos, bajarle a los insecticidas; a usar los recursos tecnológicos en beneficio de los recursos naturales. Entonces, al final, el objetivo es encontrar la fórmula de cómo hacerle para mover las bases de la agricultura actual, hacia otras más efectivas y respetuosas del medio ambiente».

LA SUSTENTABILIDAD

Entonces, ¿se tienen que tener bien fijas tres metas: sustentabilidad, rendimiento y producir más con menos?

«Pienso que aunque sea por distintos caminos todos tenemos que marchar hacia esas metas, pero apoyados en las mismas herramientas. Al final, jornaleros, investigadores, líderes de organizaciones, funcionarios públicos, todos tienen que tener la visión de cómo hacerle para producir más, pero sustentablemente». 

«Esta es la gran tarea del campo de México y el mundo, y la única manera de tener éxito, es a través de la educación de toda la cadena de valor, no hay  de otra».

En el tema educativo del sector primario, en concreto, ¿qué necesita México en cantidad y calidad? «Urge mucha gente capacitada en tareas específicas. Pero, el gran problema es que muchos jóvenes no quieren estudiar agronomía. Las nuevas generaciones han preferido otras profesiones como: licenciados, constructores, financieros, mercadólogos y han dejado las actividades del campo rezagadas».

«Por tanto, el trabajo actual de la agroindustria y el gobierno, debe priorizar buscar cómo hacerle para hacer atractivo el campo para las nuevas generaciones. A buscar los mecanismos para convencerlas de que en el campo está el futuro y que su labor en la producción alimentaria, es importante para la sociedad en general».

REZAGO IMPORTANTE

Ingeniero, ¿actualmente la mano de obra nacional, calificada y no calificada, está preparada para cada uno de los puestos que desempeña? «No. Hay un rezago importante en esta temática, aunque ya se ha empezado a combatir en México. Queda claro que en esta trama la nación en general tiene que trabajar mucho; hay demanda excesiva de técnicos y de personas preparadas, por lo que queda mucho por hacer».

¿Se tendría que hacer algo con el jornalero para que trabaje de diferente manera, para que rinda mejor? «Claro. Claro. Pero, ¿quién puede cambiar eso? Solamente los jóvenes, la nueva fuerza laboral. Por supuesto que todos los actores del campo necesitan capacitarse para los nuevos desafíos que presentan el cambio climático, la escasez de recursos y tierra; las necesidades alimentarias y el comercio nacional e internacional».

«Pero también es diáfano que alguien tiene que hacer que eso suceda porque no se dará por generación espontánea y debe hacerse de manera integral por la sociedad mexicana». «Es entendible por todos la necesidad que se tiene en el sector primario de ser creativos y tener nuevos incentivos». 

«Primero, para hacer a los jóvenes parte importante de esta nueva tarea y segundo, para alcanzar metas tan importantes como producir alimentos en calidad y cantidad. Pero, repito, ¿eso quien lo tiene que cambiar y lograr?, pues los jóvenes; ahí está el reto para toda la nación».

EL APOYO

¿Quién tendría que apoyar y convencer a los mexicanos jóvenes para que regresen al campo? «Debe ser un trabajo en conjunto entre al gobierno y la industria porque esta labor no la pueden hacer sólo unos cuantos. Y por supuesto, este cambio debe buscarse sustentado en la educación especializada porque de otra manera no habrá avance».

«Pero, repito, al final ¿esa responsabilidad de educación de quién es? pues es una responsabilidad compartida entre todos los actores de una sociedad, no sólo de la industria privada o del gobierno».

«Yo creo que se ya se hace un gran esfuerzo en el país. Las universidades empiezan a voltear hacia el campo, pero, todavía ese trabajo no es suficiente. Ojalá se camine de manera más firme a mejorar la educación dirigida a los protagonistas del sistema alimentario del país, eso redundaría en un gran avance para alcanzar las metas como país».

LA CADENA

¿Qué tendría que aportar cada uno de los actores de la cadena agroalimentaria para poder integrar el esfuerzo? «Creo que es al revés. Necesitan la ciencia, las universidades, la agroindustria, el gobierno y la sociedad en general, hacer atractivo el trabajo del campo para que se labore a gusto en él; para que el trabajador trascurra su jornal con buen rendimiento y se enamore de su actividad».

«El problema es que hoy en día, las nuevas generaciones prefieren ir a trabajar a una fábrica o a una maquiladora. Por tanto, es responsabilidad de todos hacer que el trabajo del campesino sea realmente digno». 

«Ahí es donde cada agroindustria tendrá que enfocar sus esfuerzos para que el trabajador se quede en el campo y acepte ser profesional de la producción agroalimentaria».

Pero, ¿cómo hacer atractivo el trabajo en el campo mexicano?

«Dándole al trabajador capacitación, mejores incentivos, y siendo responsables socialmente. ¿Para qué? Para que más gente regrese al campo y no se vaya a las ciudades. Uno de los grandes problemas que tienen los países es que cada vez las poblaciones en la ciudad crecen y el campo se queda solo».

CAPACIDAD MEXICANA

¿La mano de obra nacional tiene la capacidad adecuada para producir los alimentos necesarios para México?

«Sí, claro. Ahora, cabe aclarar un punto, la limitante para que la industria mexicana diversifique mercados, por ejemplo del tomate, no reside en la mano de obra».

«O sea, la situación que vive esta industria en estos momentos con la renegociación del T-MEC y el Acuerdo de Suspensión Dumping del Tomate, radica en que México se ha hecho una potencia agroalimentaria por la calidad de gente que tiene, su tierra, su clima y la calidad de sus productos».

«Y no ha diversificado mercados por el tipo de producto que maneja, no porque no se hayan buscado o porque el sector no tenga la capacidad productiva».

¿Qué nuevo reto se le presenta al gobierno para poder apoyar al campo en la cuestión educativa? «El gobierno tiene que ser consciente que la agricultura es muy importante; qué tiene que trabajar en conjunto con las empresas agrícolas, con los productores en la especialización de la mano de obra. Creo que hay muchos caminos que el Estado puede tomar para apoyar la producción alimentaria».

¿Por qué es importante contar con mano de obra calificada en mayor cantidad y calidad?«Porque, por ejemplo, la agricultura protegida, entre más gente capacitada tenga, mejores resultados obtendrá. La labor de las industrias agrícolas es capacitar gente porque entre más y mejor se capaciten los trabajadores en temas como riego, fertilización, plagas, enfermedades, entre otras labores, se alcanzarán mejores resultados».

«En concreto: la educación en cualquier sector primario del mundo, es vital para la producción de alimentos».

Mapa de pandemia del COVID-19 en México creado por Sismo Alerta Mexicana.

Clic Aquí

Esto te interesa

Tv Tierra Fertil - no te lo puedes perder

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Anuncio -
- Anuncio -

No te vayas sin leer esto

Caen exportaciones mexicanas de tuna hasta en un 30%

0
Puebla, Puebla, a 04 de agosto de 2020.-  Tras afirmar que la pandemia de Covid-19 ha afectado la comercialización nación e internacional de tuna...
Abrir chat
contáctanos
¿En que podemos ayudarte?
Powered by