15.9 C
Guadalajara
martes, 27 octubre, 2020
Inicio ENTREVISTAS Los tres méxicos agropecuarios de Íñigo González Covarrubias

Los tres méxicos agropecuarios de Íñigo González Covarrubias

El campo productivo, tecnificado y diversificado, es una realidad, pero dice que el reto es cambiarles la mentalidad a los agricultores para que termine de despertar el gigante agroalimentario que es México

«Yo no le llamaría “el gigante dormido” a México, porque estamos despiertos y debemos dar ejemplo a los que no han querido ni podido despertar de los otros dos Méxicos: el de los agroproductores apáticos y el de los que no tienen apoyo ni se les ha enseñado a producir mejor… por eso debemos de cambiarles el «chip mental» para que sean exitosos».   

Así se expresa uno de los agroempresarios más exitosos del país, Íñigo González Covarrubias, director general de la empresa agropecuaria SESAJAL, transformadora de semillas en productos de alto valor agregado y quien habla de la realidad de los tres méxicos agropecuarios junto con sus posibles soluciones.

El también líder agroindustrial, parte de una familia exitosa en el área de agronegocios del país, dice que se debe prestar atención a temas relacionados con la sanidad e inocuidad del país para que a México le vaya bien al mejorar el gasto destinado al campo.  

REALIDADES DISTINTAS           

Al dar un diagnóstico de la situación que priva en el sector rural, habla de tres campos, de una tierra que tiene «realidades muy distintas, dependiendo de la región del país. No podemos generalizar, tendríamos que seccionarla».

Íñigo González Covarrubias considera que las oportunidades del campo mexicano son enormes.

«Las oportunidades del campo mexicano son enormes, enormes… el gran tema se llama la idiosincrasia, el gran reto se llama cambiar la visión y la perspectiva de lo que se puede hacer con el campo en México» y reitera que los retos «son enormes, enormes».

Con voz entusiasta, propia de quienes buscan mejores formas de hacer las cosas, dice que hay algunas cuestiones que deben tomarse en cuenta para mejorar gradualmente la producción rural nacional.  

TRES MÉXICOS

Al abundar en el tema de los tres méxicos agrícolas reales, apunta que en el primero está «Jalisco, con una buena parte de su extensión; Sinaloa, con áreas altamente productivas, donde es más la idiosincrasia que mueve a los productores rurales para producir mejor».

«Este primer México es el de quienes se preocupan por hacer mejor agricultura; son quienes pretenden entender qué pueden hacer con sus hectáreas para aumentar su productividad; hay un presente y un futuro de la agricultura enorme, enorme».

«Es el que más me gusta: el campo en México que tiene hectáreas productivas, donde hay cadenas de valor bien aceitadas, bien engranadas, donde el agricultor ya se hizo parte productiva».

LO DIJO

«Yo no le llamaría a México «el gigante dormido» porque estamos despiertos, pocos, pero estamos despiertos y tenemos que darle ejemplo a los que no han querido o no han podido despertar».

Íñigo González Covarrubias

Director General SESAJAL

«En este México el fabricante, el industrial, toma ese producto del campo, le da valor agregado y lo lleva a los mercados más exclusivos del mundo».

«Cada quien entiende su parte, se integran, hacen lo que les toca hacer. El mercado internacional está ávido de productos mexicanos».

«Es el México que no es un sueño, que es una realidad, es cuestión de jugársela, de darle su financiamiento y de ver las crisis como oportunidad. Ese es un México, le va a costar, pero ahí está».

«Nosotros, como grupo conjunto (SESAJAL), sabemos de la enorme diferencia en idiosincracias del país por el trato con agricultores que nos siembran ajonjolí y garbanzo, no necesariamente en hectáreas protegidas».

El segundo México, para Íñigo, «es el del agricultor que sabe que lo puede hacer mejor, producir mejor; que lo intentó, pero ya no quiere hacerlo. Ahí caben las regiones en las que los agricultores esperan que el gobierno haga la parte que les corresponde a ellos».

«Hay el tercer México, el de agricultores que no reciben apoyo, no invierten en el combate a las plagas y si no reciben recursos a fondo perdido no hacen su segunda línea de producción».

CAMBIARLES MENTALIDAD

Expone que el reto para ellos, como agroempresarios, es decidir a qué agricultores apoyar: a los que dicen “cuánto apoyo me pueden dar por cada hectárea que tengo” o a los que están pensando “cuánto me puede dar mi hectárea de rendimiento”, invirtiéndole determinada cantidad de pesos; es un gran reto cambiarles de mentalidad».

Explica que como agroempresarios buscan cambiarles la mentalidad, «el chip». «Con los agricultores de ajonjolí en México hemos hecho grandes intentos por tecnificarlos y no ha sido fácil cambiar su mentalidad».

El principal reto, dice, es cambiarles la mentalidad para que formen parte del primer México: «Hay mucha gente, hay muchos agricultores, gente que quiere cambiar su forma de producir pero que no tiene acceso a los recursos, al financiamiento, al apoyo técnico»

«CHIP JALISCO»

«Yo veo que el gobierno de Jalisco busca impulsar ese cambio de mentalidad porque hay que cambiar el chip de los agricultores que siguen pensando en cuánto apoyo pueden recibir por hectárea», aunque aclara que éstos no necesariamente buscan destinar el dinero a su cultivo.

«Esa mentalidad del gobierno de Jalisco está cambiando, realmente quieren apoyar al agricultor, al dueño de las parcelas para que entienden que el objetivo es sacar el mayor producto por hectárea en cuanto a productividad».

«Quieren llevarlos al tecnicismo, eso yo lo veo en el Estado de Jalisco como una oportunidad y entiendo que así lo ven porque cambian la mentalidad en las ventanillas, en los apoyos, en los proyectos estratégicos».

«Lo veo muy positivo en Jalisco» y dijo tener confianza en que a nivel federal gradualmente se orienten los apoyos para una mejor producción en el campo mexicano.

AL ESTILO JALISCO

Si habláramos del total de los agricultores de Jalisco ¿Cuántos tienen esa mentalidad de hacer rentables y productivas sus tierras, de modernizarse?

«Una es la cantidad, si vemos el número total de agricultores; otra sería la de hectáreas aptas para ser productivas, sembradas y el mayor porcentaje de éstas están en manos de agricultores con mentalidad de progreso».

«Yo me atrevería a decir que los agricultores que piensan a la vieja usanza es muy alto; pero el número de hectáreas que están bajo las decisiones de agricultores con una visión mucho más tecnificada están en manos de agricultores que piensan de esa manera».

GROWERS PROGRESISTAS

De los nuevos agricultores con mentalidad de éxito, de superación, sobre todo los jóvenes ¿qué opinión le merecen? ¿Son el futuro del campo?

«Te digo que nosotros tenemos mucho trato con agricultores de Chihuahua y lo mismo que siembran, se cultiva en el sur del país, en Oaxaca, y los resultados son un claro ejemplo de dos idiosincracias y maneras de ver el campo».

«Una es Chihuahua, como en la región de Cuauhtémoc, como en Delicias, donde la productividad por hectárea del productor de cacahuates es del doble que el de agricultores de la región del Istmo, de la región de la costa».

«Ambos siembran lo mismo: el cacahuate tipo Runner; el primero obtiene 3.5 toneladas por hectárea y el otro 1.5 toneladas… pero no necesariamente es por la edad del agricultor».

«Es la mentalidad de no ganar en todas, es la mentalidad de obtener un resultado y no medirlo, hectárea por hectárea y cosecha por cosecha, medir el mismo año, el mediano plazo».

LA DIFERENCIA

«Lo vemos con el ajonjolí en Mexicali, en el norte de Sonora y la mentalidad es diferente a la de Chiapas, a la de la región de Tierra Caliente».

«Estos siembran porque no tienen más que sembrar y los otros siembran porque saben que si obtienen más de una tonelada de rendimiento, con todo y paquete tecnológico, es un buen negocio».

«Es cambiar el chip, porque más que la edad, es la decisión de hacer del campo una empresa rentable, “no tengo otra opción más que esta”, dicen, es un tema de mentalidad».

«La agricultura tiene una grave crisis porque la siguiente generación de jóvenes no quieren ser agricultores y no lo quieren ser porque no han visto que sea rentable. Cambiar esa mentalidad no está nada fácil».

«Y es que si por experiencia lo vivieron años y años, veían que su papá, que su tío, que su familia batallaba y batallaba con sus cuatro, cinco o diez hectáreas y apenas salían en costos, pues yo no veo que digan: a esto me quiero dedicar».

Interrogado con respecto a la visión del gobierno de financiar la agricultura social, considera que se busca que tenga una mejor productividad. 

Pero apunta que los del último México deben cambiar su mentalidad, deben dejar de pensar: «“Tengo el apoyo del gobierno, ¡ah! Pues no pago”; mentalidad presente en muchas entidades del país».  

ACTUAR FEDERAL

Al analizar las acciones llevadas a cabo por el gobierno federal dice que debe continuar el impulso y financiamiento para áreas vitales de la agricultura del país, como la sanidad e inocuidad, porque de no hacerlo se afectaría al sector agropecuario de alta productividad. 

El agroempresario dice sentirse preocupado por este tema y por ello los agroproductores, junto con el gobierno federal, deben dialogar para encontrar soluciones adecuadas que beneficien e incremente la producción del país:

«Debemos ver ambas partes» y añadió que la plantilla y presupuesto del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) son fundamentales para que enfermedades como la Peste Porcina Africana (PPA) y la mosca de la fruta no lleguen a México.

«He tenido contacto con algunos porcicultores, con algunos horticultores, con otros productores y están muy preocupados» de que estas plagas y enfermedades lleguen a nuestro país, dice el agroempresario. 

«Sí es preocupante, sí requiere de acciones y no he tenido la oportunidad de reunirme con Víctor Villalobos, pero sé que el Secretario tiene la agenda saturada».

Por otra parte, explicó que una de las fortalezas del país es la promoción de las exportaciones en las ferias internacionales, rubro que debe de proseguir para el bien del sector exportador agropecuario.

LA SOLUCIÓN

Uno de los mayores agroindustriales del país, orgullosamente jalisciense, apunta que para darle al campo su justa medida y para que mantenga su dinámica exportadora, deben aplicarse las siguientes soluciones:

PARA SABER

LOS TRES MÉXICOS

-El productivo, moderno y competitivo constituido por Jalisco, El Bajío, Sonora, Sinaloa y Chihuahua (Guanajuato, Querétaro y parte de Michoacán)

-El intermedio: Constituido por agricultores que pueden mejorar sus siembras y tecnología, pero no les importa.

-El de quienes producen poco y que no son capacitados para obtener mayores rendimientos, sin acceso a créditos.

 Fuente: Íñigo González Covarrubias

«Como primer punto, apoyar a las empresas exportadoras para que participen en ferias y exposiciones internacionales».

«En segundo lugar, invertir en infraestructura ferroviaria y portuaria, porque no solo es producir, sino tener las herramientas para exportar a costos más eficientes, con mejor logística».

«Hay otros países en América Latina que nos llevan una gran ventaja, como Chile, Perú… que sí tienen esa infraestructura y nosotros no».

«En tercer lugar necesitamos acceso a recursos económicos para contar con mejor tecnología en el campo; la gran mayoría de los productores pequeños, grandes y medianos, no producen lo que el país requiere porque no tienen acceso a recursos, a créditos».

«El cuarto punto es echar a andar el financiamiento; la banca de desarrollo tiene que hacer su trabajo. Ahora sí que hablamos de qué fue primero, si el huevo a la gallina»:

«Hablamos de falta de credibilidad, de no pago de los agricultores y por otra parte hablamos de que falta más crédito para hacerlo llegar a los agricultores». 

El quinto punto y no menos importante, es el cambio de mentalidad de los agroproductores mexicanos, dice y puntualiza:

«El área del nuevo gobierno es liberar más recursos, el tema de regulaciones, apoyo a las exportaciones; todo lo que sucede con la guerra comercial China-Estados Unidos traerá una ola de oportunidades para el campo mexicano nunca antes vista», apunta.

«El gobierno debe facilitar todo para la creación de empresas, para la exportación. Ellos tienen que dar el paso, el cambio de mentalidad se dará con resultados. Creo que tenemos frente a nosotros una gran oportunidad».

¡GIGANTE DESPIERTO!

Contra lo que pudiera pensarse, al contrario del dicho común de que «México es un gigante dormido» en materia agropecuaria, para Íñigo González Covarrubias el país es un gigante despierto.

«Yo no le llamaría «el gigante dormido» porque estamos despiertos, pocos, pero estamos despiertos… los que estamos despiertos tenemos que darle ejemplo a los que no han querido o no han podido despertar».

«Creo que dormidos no estamos porque tenemos cientos, miles de casos de éxito en México, porque en muchas micro regiones los campesinos son más productivos, más rentables que en cualquier parte del mundo y sus productos llegan a los mercados más exigentes del planeta».

«Hay muchas muestras de éxito y deben de acercarse a ellos los que no han podido o no han querido, para que también sean exitosos, porque estoy convencido de que hay muchas, muchas oportunidades».

«Ahora, Jalisco debe, junto con los estados del Bajío, trabajar en conjunto porque tienen frente a ellos oportunidades enormes los secretarios de desarrollo agrícola, son quienes deben capitalizar sus esfuerzos, pero tengo confianza de que a nivel federal mejorarán las cosas».

«En Jalisco lo veo muy factible, muy posible».

Esto te interesa

Tv Tierra Fertil - no te lo puedes perder

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Anuncio -
- Anuncio -

No te vayas sin leer esto

Apoya SADER-Jalisco a la cadena productiva de la raicilla

0
Guadalajara, Jalisco, 26 de octubre del 2020.-  Para impulsar la cadena productiva de la raicilla a fin de que cumpla con los...
Abrir chat
contáctanos
¿En que podemos ayudarte?
Powered by