22.7 C
Guadalajara
miércoles, 12 agosto, 2020
Inicio ENTREVISTAS José Luis Solís, rector de la Universidad Autónoma Chapingo

José Luis Solís, rector de la Universidad Autónoma Chapingo

«Existe optimismo en la academia agropecuaria de que México aún puede hacer mucho por su campo», dice el rector de la UACh, José Solís Ramírez

«Al finalizar el primer año del actual gobierno, aún no está demostrado que el programa implementado para rescatar el campo de México haya fracasado porque todavía es muy temprano como para decir que naufraga la política para el sector agroalimentario nacional».

«El gobierno merece tener más tiempo de prórroga, mayor oportunidad para acomodar las cosas, con el fin de buscar que los programas lleguen a prosperar en base a aplicar las políticas adecuadas».

«En la academia agropecuaria, en especial, en la Universidad Autónoma Chapingo, hay confianza en que la política pública para el sector primario del país todavía puede tener éxito».

Tales afirmaciones provienen del rector de la Universidad Autónoma Chapingo, José Solís Ramírez, quien asegura que México aún puede hacer mucho por su campo, siempre y cuando los subsidios para el sector primario no sean diferenciados y se apoye de mejor manera a toda la cadena de valor agroalimentaria, incluyendo la academia, investigación, innovación y tecnología.

Entrevistado por Tierra Fértil en la rectoría de la Universidad Autónoma Chapingo, Solís Ramírez subraya que es un poco temprano para decir que el gobierno no va a poder cumplir con el campo mexicano y que su política pública dirigida al desarrollo del sistema agroalimentario nacional va a fracasar.

AL NECESITADO

El catedrático de origen campesino a la vez asegura que la política actual para el campo implementada por el gobierno busca realmente llegar a la gente más necesitada, por lo que todavía a estas fechas es muy difícil evaluar sus resultados.

Sin embargo, dice, «quiero dar mi voto de confianza al Estado sin que sea un cheque en blanco y confiar en que las políticas públicas, en este sexenio, todavía pueden generar riqueza, alimentos para todos y una mejor forma de vida de los estratos campesinos medios para abajo».

Y quiero manifestar con mucho conocimiento de causa, agrega Solís Ramírez, «que si el gobierno quiere seguir en esta línea de apoyar a las mayorías, no puede ni debe descuidar otros niveles de producción». El presupuesto para el campo tiene que tener prioridades pero no desatender el desarrollo de la agricultura en todos sus niveles».

NO SOLO DAR

«¿Por qué? Porque en la producción agroalimentaria, para que pueda mejorar, no solamente se trata de dar, de aportar apoyo gubernamental», afirma y añade: «Se trata de buscar que junto con el subsidio haya un acompañamiento técnico y tecnológico, además una capacitación del campesino porque debe llegar el momento en que se deba dejar a los pequeños que produzcan por sí mismos». 

Y abunda en su comentario: «Ese quizás sea el reto más fuerte al que se tiene que enfrentar el Estado. El gobierno debe estar consciente de que no se puede apostar a un paternalismo eterno o a darles todo a los campesinos siempre porque eso es lo que no ha funcionado a través del tiempo».

«Tenemos que buscar formar adecuadamente a los agricultores para que sean capaces de producir por sí mismos en un tiempo razonablemente largo o corto, como lo queramos ver, pero que ellos definitivamente tomen las riendas de su producción», refiere.

¿Qué tiempo sería suficiente que dure ese empujón que ya recibe la mayoría de la producción de México actualmente? «Es complicado decir cuánto tiempo. Pero yo diría que al menos la mitad del sexenio podría ser un tiempo razonable para que el gobierno agarre al niño (campesino) de las manitas y en un momento lo suelte a que camine solo».

«Pienso que en tres o cuatro años, quizá, podría ser el plazo óptimo para que la sociedad mexicana empiece a ver un cambio en todo lo que es la política pública rural, de infraestructura y producción en el campo mexicano».

UN SEXENIO

Sin embargo, doctor, hay sectores que sienten que el tiempo de prorroga se acabó. Que ya no le queda tiempo al gobierno, ¿el rector de la Universidad Autónoma Chapingo tiene la misma opinión? «Pienso que este año es crucial en las políticas públicas destinadas para el campo. Considero que el Estado tendrá que hacer los ajustes necesarios para que el sector primario de México camine bien».

«Quiero hacer una aclaración: Estoy del lado realmente de los productores. Yo soy hijo de ejidatarios, de los que se han quemado la piel en el campo y me encantaría que se pudiera vislumbrar una política pública destinada a la producción agroalimentaria clara a más tardar en un año».

«Por lo pronto, todos debemos ponernos en los zapatos de los productores. Ellos sí requieren apoyos de manera urgente y constante. Y mientras no se concreten estos, y tampoco se estructure todo lo que es el seguimiento técnico y capacitación para ellos, seguirán en una situación desesperada», acota.

«Yo sería de la idea de que todos los sectores relacionados con el campo y la sociedad en general tengan paciencia. Si la hemos tenido para muchos procesos, pienso que debemos tenerla también para ver qué resultados atraen los proyectos gubernamentales que se aplican actualmente».

LAS ALARMAS

Sin embargo, las voces de alarma vienen de los grandes productores, de los agroindustriales. ¿Qué opinión le merece este tema? «Pienso que a ellos, a los agroindustriales, se les tiene que dar la atención correspondiente en lo que son buenos. Aunque, a decir verdad, los empresarios del campo realmente no requieren de muchos de los apoyos gubernamentales».

«Considero que particularmente los grandes campesinos requieren apoyo para la transformación, pero más para la comercialización nacional y exportación; para la búsqueda de nuevos mercados y consolidación de los ya existentes. Y, sobre todo, para la logística y distribución de sus productos. Y el resto de los productores, que son la mayoría, necesitan un apoyo especial para detonar su sistema productivo».

«Discurro que ese empujoncito que debe ser para toda la agricultura nacional, tiene que ser bajo enfoques tecnológicos, económicos, científicos. Pero yo no sería nunca de la idea de descuidar los niveles de producción de los campesinos, independientemente del estrato del que provengan».

LOS PRESUPUESTOS

En este contexto, Doctor, ¿en verdad es un acierto bajar el presupuesto a los niveles que pretende hacerlo el gobierno para el 2020? «Pienso que cada recorte presupuestal para el campo mexicano de hoy en adelante tiene que ser muy cuidadoso. Como institución nosotros queremos ver un campo vigoroso, fuerte en todos los niveles».

«Y no sólo con autosuficiencia alimentaria sino con exportación de productos a otros países, y eso se logra con buenos presupuestos y programas bien estructurados».

«Sabemos en la Universidad Autónoma Chapingo, que los recortes presupuestales ya han afectado al campo. Sin embargo, consideramos que esas rasuradas a los dineros destinado al campo, de darse, tienen que ser forzosamente compensados de otra forma».

«Definitivamente preocupa que se reduzcan los presupuestos y particularmente al sector educativo del agro nacional le duele, pero consideramos en Chapingo que todavía no está definida la última palabra».

«Esperemos que la educación no se vea afectada, sino que, por el contrario, haya apoyos para que la cátedra agroalimentaria pueda no solamente incrementar sus matrículas sino también buscar el crecimiento de sus instituciones y que éste desarrollo se refleje en más apoyo hacia el sector rural».

EN EMERGENCIA

«Me gustaría saber, por ejemplo, que no lo sé con toda honestidad, si el proyecto que se tiene para el campo pudiera programarse, yo no diría para seis años sino a lo largo de 15 ó 25 años, para ver si se puede desarrollar de mejor manera».

«Sin embargo, es de todos sabido que los cambios de políticas públicas no sólo para el sector rural sino para todos los sectores se dan cada sexenio, por lo que debería legislarse en el tema. No obstante, considero que lo ideal sería que las instituciones gubernamentales vislumbraran la situación actual del campo como una emergencia para detonar la economía nacional y en base a ello, destinarle mayores recursos».

«Repito, quiero ser positivo ante cualquier circunstancia que suceda en el país; quiero pensar en que van a mejorar las cosas, aunque no estoy seguro de nada, pero el tiempo dirá si nos equivocamos».

«Empero, me gustaría poder, a mediano plazo, constatar que el gobierno tenía razón al sustentar el progreso del país, primero, en una austeridad inicial y segundo, en una consolidación de los cimientos sociales nacionales para después crecer económicamente con la generación de más economía a nivel México. Por supuesto que me gustaría estar aquí cuando eso suceda y verificar que efectivamente la paciencia dio frutos».

«Por lo pronto, estos recortes al presupuesto duelen mucho porque podrían, sobre todo aquí en la institución, afectar algunos focos de desarrollo. Pero, bueno, ese es el sentir de Chapingo y esperemos que las cosas cambien y sea para bien del campo mexicano».

SEMÁFOROS EN AMARILLO

Doctor, hay varios temas que, según protagonistas del campo, ya asemejan semáforos en luz preventiva que de pronto cambian a rojos y uno de ellos es el T-MEC. ¿Chapingo qué piensa al respecto? «México tiene muchos tratados de libre comercio  y eso es bueno para el país. Sin embargo, lo único que respalda al T-MEC es la cantidad de comercialización que la nación mexicana tiene con Estados Unidos y Canadá; esa es su única relevancia en realidad».

«Estoy plenamente convenido que los mexicanos podríamos sobrevivir sin el T-MEC. El país puede y tiene capacidad de reactivar o activar de manera importante todos sus tratados de libre comercio y no depender de un solo mercado por más grande que sea éste».

«Veo que si bien los mexicanos tienen ahorita esta dependencia comercial, en particular de EE.UU., deberían a corto plazo diversificar el mercado agroalimentario porque el comercio internacional de México no puede depender de un país en un 80%».

DIVERSIFICAR MERCADOS

«México tiene que buscar nuevos horizontes comerciales hacia la misma América Latina; así mismo, vender en Europa; trabajar con Asia, perseguir el objetivo de que nuestra economía no se vea tan sujeta al dólar».

«Y en relación a los focos amarillos y rojos que efectivamente se ciernen sobre el campo nacional, yo creo que la comercialización nacional e internacional es clave para poderlos tener siempre en verde».

«Y, sobre todo, el que se haga llegar de manera efectiva el apoyo y los beneficios que se anuncian a cada uno de los campesinos, eso es fundamental para que el campo no corra riesgos».

«Un punto que se tiene que tomar en cuenta es poner más atención a los precios de los productos agropecuarios porque en la actualidad no han favorecido al productor mexicano. El campesino nacional es el que menos gana cuando es el qué más trabaja, y se podría iniciar por venderle los insumos a precio razonable».

«Nuestra industria paraestatal, por ejemplo, como Fertilizantes Mexicanos, que ya no está, la tenemos que reactivar para generar insumos a bajo costo para los productores, sobre todo, en etapas donde se requiere ese empujoncito que ha hecho falta para mejorar rendimientos».

PRECIOS DE GARANTÍA

Otro tema polémico, el programa denominado Precios de Garantía. ¿El gobierno tiene la posibilidad de estructurar un mercado paralelo de productos agroalimentarios, en especial de básicos? «Pienso que los precios de garantía de los básicos deben de ser eso, sobre todo para los pequeños productores. Yo creo que este programa puede ser sostenido por el Estado, aunque no cuenta con infraestructura adecuada actualmente».

«Pero tampoco creo que deba de ser de manera indefinida. Tiene que haber tiempos para todo, en tanto se crean las condiciones de un comercio legal en donde la producción de granos reciba realmente el precio adecuado».

QUÍMICOS PROHIBIDOS

Doctor, un tema ríspido más, las nuevas plagas y los agroquímicos. ¿Cuál es su opinión?

«Productos químicos que está demostrado son nocivos para la salud como el malatión, el glifosato y el clembuterol, entre otros, deben ser suspendidos y prohibido su uso terminantemente en México, ¡Desde ya!”.

«Por lo pronto, en México, sigue legislándose al respecto, pero a la vez se sigue trabajando con ellos. Yo sé que hay ese punto en algún lado de la agenda en el Congreso de la unión, ojalá y pronto se tengan buenas noticias».

«Estoy convencido que tenemos que buscar que esa legislación se haga y se realice lo antes posible para que se prohíban ese tipo de sustancias que dañan a la salud pública».

«Por ahora, desgraciadamente, no hay cuidado con los residuos tóxicos en el campo; no hay atención médica; no hay una capacitación en el tema dirigido al campesinado. De igual manera, no hay información en el sector rural para que no utilicen ese tipo de productos».

MANO DE OBRA

Otro tema vital, la mano de obra calificada. ¿Por qué cada vez es más escasa en México?

80 % del comercio agropecuario de México no puede ni debe depender de las necesidades y caprichos de un país, como actualmente sucede con Estados Unidos.

Doctor José Luis Ramírez

«Considero que en el campo de México hay excelentes profesionistas, en otras palabras, mano de obra calificada que puede y tiene las posibilidades para desarrollar cualquier nivel de tecnología».

«Pero también es cierto que ha faltado mucha voluntad política y trabajo integral en toda la sociedad mexicana para dignificar el trabajo en el campo. ¿Por qué? Porque el sector primario viene de cuatro décadas de abandono, al apostar el Estado mexicano a las importaciones en lugar de fortalecer al sector primario del país». «Eso hizo que se diera la fuga de cerebros, se fuera del campo gente capacitada y formada profesionalmente en el mismo sector rural».

EN RIESGO

«Y al no haber mano de obra o bien se tecnifica para que sea menor la necesidad de trabajadores o se crean condiciones en el medio rural para arraigar a la gente en su lugar de origen».

Doctor, de no llevarse a cabo nada, ¿corre algún riesgo el campo de México? «Corre el riesgo de colapsar el buen paso que tiene la producción agroalimentaria en México. Para evitarlo tenemos que tecnificar, capacitar, dar seguimiento a los proyectos. No podemos crear e invertir sin dar seguimiento y sin estar con los pies en la tierra de cuál es nuestra realidad».

«Estoy convencido que con apoyo financiero, económico, técnico y seguimiento puntual, se puede detonar ese ambiente de productividad y armonía que le urge al campo mexicano».

EL SUBSIDIO

Para hacer llegar la tecnificación al campo se necesitan recursos, financiamiento, ¿de dónde tendría que venir esto? «El apoyo económico tiene que llegar gradualmente para los pequeños y medianos, y debe provenir necesariamente del Estado. Y no deben ser inversiones del gobierno tiradas a la basura, es decir, nada más dejarle el dinero al campesino y retirarse.

«Estoy consciente de que todo lo comentado es más fácil platicarlo que hacerlo. Pero si no lo pensamos bien y establecemos estrategias de apoyo al campo para su desarrollo y, sobre todo, con mucha decisión llevarlas a cabo, va a ser complicado obtener buenos resultados».

¿El tema de la mano de obra que le duele tanto al campo de México, no será la palabra clave dignificación?

«Dignificación es una bonita palabra y adecuada. Toda la mano de obra, yo diría, con todo respeto, no solo del campo sino del país, de cualquier sector de la sociedad, debe ser dignificada».

«Estoy totalmente de acuerdo en que tiene que ser digna la mano de obra de un jornalero en cualquier región de México y debe ser valorada y remunerada con justeza». «¿Por qué? Porque cuando no se dignifica la mano de obra y tampoco al productor que dedica su trabajo y su familia a la parcela, entonces viene la acumulación de ese esfuerzo en otras manos que no son las que más trabajan».

¿El no dignificar al campo podría detener el desarrollo del campo?

«Claro que sí. Detendríamos nuevamente todo lo que ya pasó. Continuaría la emigración, precios injustos, comercialización injusta, acaparamiento del trabajo de unos en unos pocos; el enriquecimiento de unos, la pobreza de otros; sería otra vez regresar a lo que queremos olvidar».

Mapa de pandemia del COVID-19 en México creado por Sismo Alerta Mexicana.

Clic Aquí

Esto te interesa

Tv Tierra Fertil - no te lo puedes perder

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Anuncio -
- Anuncio -

No te vayas sin leer esto

A favor del glifosato el Consejo Nacional Agropecuario

0
Ciudad de México, 12 de agosto del 2020.- Al considerar que el glifosato no causa cáncer, el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) se...
Abrir chat
contáctanos
¿En que podemos ayudarte?
Powered by