17.1 C
Guadalajara
miércoles, 08 julio, 2020
Inicio NOTICIAS AGRÍCOLA Inicia bien cosecha de mango barranqueño en Jalisco

Inicia bien cosecha de mango barranqueño en Jalisco

De las 140 toneladas de mango que obtienen algunos productores de San Cristóbal de la Barranca por temporada, obtendrían el 50% pero con mayor calidad, tamaño y con un mayor valor

Guadalajara, Jalisco, 09 de mayo del 2020.- Dos noticias le dan la bienvenida a la cosecha de mango que inicia entre el seis y siete de mayo de cada año en la zona hortícola que arropa el microclima de La Barranca, falla geológica que arrastra las aguas de los ríos Verde y Santiago, pero una es buena y otra mala:

La buena: tras una década de temporadas «pintas» y tres años en que perdieron casi la totalidad del fruto, por fin el cambio climático benefició a los productores de mango barranqueño de esta zona hortofrutícola cercana a la capital de Jalisco y obtienen una cosecha buena en tamaño y calidad, no así en cantidad.

La mala: como en el Mercado de Abastos les pagan el fruto muy barato, el comercio lo hacen a bordo de carretera y en tiempos normales las ventas de mango, los 40 días que dura el corte, son totales. Sin embargo, con la contingencia sanitaria causada por el COVID-19 las gentes están confinadas en casa, por tanto, las carreteras están solas y es posible que se queden con buena parte de la cosecha.

Lo cierto es que tras un año de trabajos e incertidumbre porque por momentos la flor de los árboles se caía en cantidades importantes, los productores del mango barranqueño obtienen un buen desarrollo del cultivo, por lo que indudablemente de haber demanda, de ser el coronavirus más benigno con los mangueros jaliscienses, particularmente los de san Cristóbal de la Barranca, obtendrán buenos dividendos económicos.

Así lo señaló el productor de mango Guillermo Álvarez Álvarez, oriundo del poblado de El Escalón, municipalidad de San Cristóbal de la Barranca, poblado ubicado a 57 kilómetros de Guadalajara, precisamente en el mero corazón de la falla terrestre que bordea la parte norte de la capital jalisciense.

DON MEMO EL MANGUERO

Don Memo, como le conocen sus vecinos de El Escalón, con alrededor de cuatro décadas de experiencia en el cultivo de mango, con una manifiesta alegría reflejada en el rostro relata que aunque ignora si algún eclipse u otro fenómeno vino a tumbar las flores de los árboles que tiene sembrados a lo largo de cinco hectáreas, por alguna razón no lo logró en su totalidad y esa falla atrajo bonanza productiva a mangueros como él.

«En temporadas normales, en las que los fenómenos meteorológicos no afectan el huerto y ningún factor tumba la flor ni el clima daña los mangos, se obtienen alrededor de 140 toneladas en una superficie de cinco hectáreas. Sin embargo, por las circunstancias vividas de clima en este período, la caída de flor solo se dio a la mitad lo que vino a beneficiar al fruto en tamaño, color y calidad», expresa.

Me explico, dice: «El que se haya dado sólo la mitad de una cosecha normal en las cinco hectáreas que cuido hace que el fruto gane en tamaño, presencia y sabor, calidad que permite que el precio del kilo del barranqueño se multiplique por tres».

«Es decir, que si el kilo de mango mediano que en temporadas normales, cuando el huerto tiene una floración adecuada y un clima benigno, tiene un costo de cinco pesos, el que ahora está en el árbol y que empezamos a cortar el día seis de mayo, cuesta 15 pesos el kilo».

«Por esta razón, en esta temporada nos llena de alegría ver el tamaño y presencia del fruto porque sabemos que después de la tempestad ha llegado la bonanza, y que la naturaleza y el trabajo constante nos ha dado estos resultados que se finalizarán con una buena ganancia económica, si el coronavirus lo permite», expresa convencido.

«Quiero informar que cada año gastamos en promedio cinco mil pesos cada ocho días en el manejo agronómico, lo que da una cifra de 240 mil pesos solo en este rubro. Cabe decir, que eso gasta un manguero de esta región que cuida su huerto porque hay gente que solo lo visita en tiempos de cosecha».

«Además, es importante explicar que en cinco hectáreas bien cuidadas y con agua constante se cosechan tres y media toneladas diarias durante 40 días, o sea, 140 toneladas al año de mango de mediano tamaño, es decir de unos 100 gramos».

CLIMA BENIGNO

«No obstante, este año el clima y las últimas lluvias que han caído a principios de mayo permitieron que el tamaño del mango sea de entre 200 y 300 gramos, fruto que se observa colosal en dimensión y color, cualidades que vendrán a aumentar su valor, es decir, de cinco pesos a 15 pesos por kilo», recalca.

Es importante mencionar que mucha gente me pregunta porque los productores de mango de esta región no vendemos el fruto a los locatarios del mercado de abastos, la respuesta es que el precio que quieren pagar es como si fuera fruto robado, expone Guillermo Álvarez. «Entre 50 y 60 pesos por caja de 20 kilos ofrecen por los mangos. Por eso afirmo que con esta paga nos quieren dar el tiro de gracia, por tanto, para los mangueros de esta zona es mejor venderlo aquí en la carretera».

«Por tanto, si en 140 toneladas de mango mediano y chico el fruticultor de San Cristóbal de la Barranca obtiene un regreso de inversión de 700 mil pesos, esta temporada en que se dio de mayor tamaño, aunque solo 70 toneladas de cosecha, si la gente toma sus precauciones sanitarias y sale a la carretera a Colotlán a comprar mango, productores como el que habla, obtendrán alrededor de un millón 50 mil pesos de la cosecha», expone un esperanzado Álvarez Álvarez.  

Ante todas estas circunstancias, ¿cómo esperan esta temporada de mango barranqueño?

«Mire, yo la veo difícil. Espero mantener mi negocio de venta de mango a bordo de carretera. Y si me preguntan como creo que me va a ir en esta temporada le diré que no lo sé; le pido a Dios que bien porque si no, esta vez sí desaparecemos del mapa», expresa.

Antes de despedirme quiero hacer una aclaración, expone: «hay un mito que la genta ha mantenido durante mucho tiempo y es que con el inicio del temporal de lluvias el mango barranqueño se pudre y se llena de gusanos y, por tanto, la cosecha en su totalidad se pierde».

La verdad es esta: «Para que el mango en el árbol aumente en tamaño, color y sabor es importante que la primera semana de cosecha llueva diario y en buenas cantidades. Y algo importante, si llueve de manera constante y se mantiene la humedad en el árbol, por supuesto que la fruta se pinta, se pudre de la piel y se contamina toda».

«No obstante, si llueve diario y se seca el árbol, es una bendición para el fruticultor y una delicia para el paladar del consumidor porque ayuda a que obtener un mango hermoso y delicioso».

Mapa de pandemia del COVID-19 en México creado por Sismo Alerta Mexicana.

Clic Aquí

Esto te interesa

Tv Tierra Fertil - no te lo puedes perder

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Anuncio -
- Anuncio -

No te vayas sin leer esto

Inauguran en Chihuahua dispensador ecológico de leche

0
Ciudad de México, a 07 de julio de 2020.-En el marco del proyecto «Del campo a la mesa» de la Secretaría de Agricultura y...

Producción de chayote

Abrir chat
contáctanos
¿En que podemos ayudarte?
Powered by