Buscan México y la FAO alcanzar «Hambre cero»

En el país conmemoraron el Día Mundial de la Alimentación con lineamientos precisos para fortalecer la seguridad y soberanía alimentaria

0
24
RECONOCE LA FAO las iniciativas de México para proteger al maíz, fomentar una economía adaptable al cambio climático, impulsar la Ley de etiquetado y promover la canasta básica.

Ciudad de México, 17 de octubre de 2019.- El Gobierno de México y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y el Frente Parlamentario contra el Hambre asumen el compromiso de trabajar conjuntamente para alcanzar el objetivo «Hambre cero», con nutrición y prácticas sustentables, de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030.

En el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Alimentación 2019, auspiciado por la FAO, México ratificó su responsabilidad con la aplicación de políticas públicas y acciones concretas orientadas a fortalecer la seguridad y soberanía alimentaria, a través del impulso de una agricultura productiva, sostenible e inclusiva.

En el evento realizado en la sede de la Secretaría de Agricultura, el coordinador general de Desarrollo Rural de la SADER, Salvador Fernández Rivera, tras afirmar que la alimentación es un derecho humano, reconocido en más de 30 países, incluyendo México, señaló que para es un desafío reducir la pobreza alimentaria de 25 millones de habitantes, esto es, el 20 % de la población total.

Fernández Rivera señaló que el Gobierno ha instrumentado programas prioritarios para fortalecer la seguridad y soberanía alimentaria en granos básicos que registran una alta importación: maíz, frijol, trigo panificable y arroz, además de leche.

En el 2018 dijo que tuvieron los siguientes índices de autosuficiencia alimentaria: en maíz, con un consumo de 43.47 millones de toneladas, hubo una producción del 62 % y se importó un 38%; arroz, consumo de 800 mil toneladas, con una producción de 20 % e importación del 80 %, y soya, un consumo de 5.5 millones de toneladas, una producción del seis por ciento y compra de 94 por ciento.

En el caso de trigo harinero, el consumo fue de siete millones de toneladas, se importó un 38 %; frijol, un consumo de 1.3 millones de toneladas, se compró un nueve por ciento; en carne de cerdo, el consumo es de 2.27 millones de toneladas y se importó el 34 %, y en leche, con un consumo nacional de 16.2 millones de toneladas, se compró el 25 %.

Ante este panorama, subrayó, se instrumentan líneas estratégicas enfocadas a dar capacidades a los pequeños productores e impulsar la productividad en el campo mexicano, a fin de reducir la dependencia y trabajar en la seguridad alimentaria y nutricional, con un trabajo de coordinación interinstitucional.

La representante de la FAO en México, Lina Pohl, explicó que este año el Día Mundial de la Alimentación demanda acciones en distintos sectores para hacer que las dietas saludables y sostenibles sean asequibles y accesibles para todos. Al mismo tiempo reclama que todos empecemos a pensar en lo que comemos, acotó.

Con el lema de 2019: «Nuestras acciones son nuestro futuro», Lina Pohl indicó que mucha gente trabaja por este objetivo, con un panorama global que establece que 800 millones de personas padecen hambre, y la suma de la nutrición que en México es un asunto de salud pública que está siendo atendido con un trabajo integral entre gobierno, legisladores y sociedad.

A su vez, la coordinadora del frente parlamentario contra el hambre capítulo México, diputada federal Dolores Padierna Luna, precisó que en esa encomienda de alcanzar el objetivo «Hambre Cero» con nutrición en el Congreso de la Unión se han trabajado cuatro iniciativas: Ley del Maíz, Ley de Etiquetado frontal, Ley de Agricultura y Ley del Derecho a la Alimentación.

La titular del DIF Nacional, María del Rocío García Pérez, enfatizó las tareas del gobierno federal para impulsar nuevos hábitos de alimentación y fortalecer estrategias para mejorar la alimentación de niñas y niños de zonas de alta marginación, así como el tránsito de desayunos fríos a calientes con productos locales, calculados en seis millones de raciones por día. 

DEJAR RESPUESTA

Favor de ingresar su comentario
Favor de ingresar su nombre aquí