Preocupante abandono de la tierra cultivable

2
343
DE ACUERDO al VIII Censo Agrícola y Ganadero realizado por el INEGI, 36 por ciento (un millón 357 mil productores) de los tres millones 798 mil encuestados, tiene de 46 a 60 años. En tanto, 29 por ciento (un millón 110 mil) tiene entre 61 y 75 años.
DE ACUERDO al VIII Censo Agrícola y Ganadero realizado por el INEGI, 36 por ciento (un millón 357 mil productores) de los tres millones 798 mil encuestados, tiene de 46 a 60 años. En tanto, 29 por ciento (un millón 110 mil) tiene entre 61 y 75 años.

La superficie agrícola registrada en el país fue de 30.2 millones de hectáreas. 13.9 millones están ocupadas por cultivos anuales. 8.8 millones son cultivos perennes y 7.5 millones de hectáreas no fueron sembradas.

TF/Raúl Torres Lugo

El abandono de la tierra cultivable en el sector rural mexicano es alarmante, aseguran líderes de productores agropecuarios, organismos de industriales y oficiales y catedráticos avocados al campo en México.
La edad avanzada, la pobreza, el bajo nivel cultural, el desempleo y el hambre que ya ataca al 70 por ciento de la población rural, según datos del Coneval, ha propiciado la diáspora de campesinos hacia el extranjero y las grandes ciudades.
La Confederación Nacional campesina, en voz de su líder el senador Manuel Humberto Cota Jiménez, manifiesta su preocupación por la constante migración que sufre el campo nacional desde hace décadas.
De paso por Jalisco, rumbo al Congreso Nacional Campesino, el legislador, al ser inquirido por este Multimedia sobre el tema del despoblamiento del campo, declaró estar consciente de que es una cruda realidad que afecta a México.
La migración de familias enteras en el sector rural, es una cruda realidad, manifestó.
Y se da el abandono, abunda, porque el campesino no ha podido transmitir el sentido de pertenencia a las nuevas generaciones.
«Cuando vean que al padre le va bien, ellos van a regresar al campo. Ese es el propósito del presidente. Que se lleven a cabo programas específicos a fin de regresar a los jóvenes al campo mexicano».
A la pregunta de qué le ha faltado al país para retener al agricultor en su tierra, indicó de manera inmediata: «Políticas públicas adecuadas del gobierno; becas en su escuela; pero igual, becas que le permitan subsistir y seguir sembrando y cosechar la tierra».

Senador, sin embargo hay quienes ya no creen en las políticas públicas entonces, ¿qué hacer?
La respuesta es lacónica: «si un campesino va a la financiera hay un crédito, ahí hay una realidad y me consta».
La verdad es que el campo enfrenta un serio problema de envejecimiento y para afianzar su dicho, alude datos que arroja la Encuesta Nacional Agropecuaria que elabora el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).
Señala el organismo federal en su más reciente encuesta, anota el legislador oriundo del estado de Nayarit, que cerca del 60 por ciento de los productores agropecuarios tiene más de 60 años, lo que los mantiene debajo de la línea de bienestar y repercute en la baja productividad e incluso el abandono de la tierra.
Y aporta otro dato interesante. La edad promedio de la Población Económicamente Activa (PEA) en México, es de 38 años, pero en el sector rural ronda los 55 años.

CRISIS CRÓNICA

Por su parte, el experto en el sistema agrícola nacional Abel Pérez Zamorano, director de la División de Ciencias Económico Administrativas de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), reconoce:
“El sector rural tiene una crisis crónica de décadas, donde se produce poco en condiciones de baja tecnología, porque tenemos un problema serio de envejecimiento de la población ocupada en el sector primario, debido a la emigración hacia las ciudades y hacia Estados Unidos”.
En tanto, Max Correa, dirigente de la Central Campesina Cardenista, advirtió que el envejecimiento de los agricultores mantiene en el abandono cinco millones de hectáreas susceptibles de ser cultivadas.
“Este suceso, trae sobre todo un problema de falta de productividad, porque ya no pueden trabajar las parcelas; hay resistencia a aplicar nuevas tecnologías».
En los últimos años, la alta edad de la producción y la falta de relevos naturales, atrajo el abandono de tierras que todavía tiene vocación agrícola.
Pero el principal problema por el que el campo se quede solo no es la edad del campesino, advierte. La causa medular de que el campo se quede solo, es la falta de rentabilidad y descapitalización a que a sido confinado desde hace décadas”, indicó.
Y esa añeja problemática, atrajo el descenso en el ingreso per cápita agropecuario, que terminó por repercutir en un crecimiento de la población en situación de pobreza, especialmente en el sector rural, admite.

PROBLEMAS DE DESARROLLO

Según la Encuesta Nacional Agropecuaria, inscrita en el VIII Censo Agrícola Ganadero y Forestal de 2007, publicada en el mes de marzo de 2009, el 24 por ciento de las 6.4 millones de unidades de producción en el país, tiene problemas en el desarrollo de sus actividades agropecuarias a causa de la vejez, enfermedad o invalidez del productor.
Además, 21 por ciento de estas unidades declaró tener problemas por falta de acceso al crédito; 52 por ciento por falta de capacitación y asistencia técnica y 83 por ciento por falta de apoyos.

INDICATIVO DE ABANDONO

En el Análisis al Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2012, se destaca que la evolución del financiamiento otorgado al sector agropecuario “es un indicativo del abandono en el que se encuentra el campo”.
Aunque cabe decir que a la fecha, algunos organismos públicos y privados y el gobierno federal, aseguran que la Financiera Nacional de Desarrollo ha mejorado este punto en el sector primario.
Lo que sí arrojan los datos oficiales es que entre 2006 y 2012, el crédito al sector se redujo 8.4 por ciento en promedio anual y del total de la cartera de la banca de desarrollo, el sector sólo recibió 0.14 por ciento en 2012, que contrasta con la proporción registrada en 1997, de 5.8 por ciento.

PARA LA BANCA, EL MENOS RENTABLE

En este sentido, la evaluación llevada a cabo por la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, indica que al ser considerado el sector menos rentable de la economía para la banca, las fuentes de financiamiento son muy escasas.
Por este motivo, destaca el documento, «la situación de este sector es muy preocupante debido a que es la fuente de alimentos de la población y, por ende, debe ser considerado un asunto de seguridad nacional».
De tal forma, inscribe el tratado entre sus páginas, si bien es importante dotar de recursos al sector, «es aún más relevante consolidar una estrategia que permita canalizar adecuadamente el presupuesto para producir más y generar equidad».

AFECTA LA PRODUCTIVIDAD

Por su parte, el científico de la Universidad Autónoma Chapingo, Abel Pérez, consideró que además de la falta de créditos, al emigrar los más jóvenes y con mayor instrucción escolar, la productividad en el campo se ve afectado por el bajo nivel de escolaridad que tienen las personas de edad mayor.
En este contexto, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, el descenso en el ingreso per cápita agropecuario, repercutió en un crecimiento de la población en situación de pobreza, al pasar de 49.5 millones de personas en 2008, a 53.3 millones en 2012 y ahora en el 2015, ya son 55 millones de pobres en México, de acuerdo a cifras del CONEVAL.
Un dato más que preocupa a algunos dirigentes del sector primario del país, es que la población con un ingreso inferior a la línea de bienestar en el medio rural, llegó ya al 32.7 por ciento.

RECUADRO

Principales resultados del VIII Censo Agrícola, Ganadero y Forestal publicados en junio de 2009.

El VIII Censo captó información de un total de 6.4 millones unidades de producción.
De 5.5 millones de unidades productivas, el 85.6 % corresponden a unidades con uno o más terrenos y el restante 14.4 % a viviendas en las que se practican actividades como cría de animales, recolección de productos silvestres o agricultura protegida tipo vivero o invernadero.
Las unidades de producción agropecuarias y forestales ocupan 112.7 millones de hectáreas, que representan el 57.5 % de la superficie total del país.
El resto, son superficies no objeto del censo, tales como áreas de uso común de los ejidos y comunidades agrarias; la propiedad pública sin actividad agropecuaria, las áreas dedicadas a los asentamientos humanos, así como superficies ocupadas por infraestructura y derechos de vía.

SUPERFICIE AGRÍCOLA

La superficie agrícola registrada en el país fue de 30.2 millones de hectáreas, de las cuales 13.9 millones estuvieron ocupadas por cultivos anuales, 8.8 millones correspondió a cultivos perennes y 7.5 millones de hectáreas no fueron sembradas.
De los 5.5 millones de unidades de producción con uno o más terrenos, 3.7 millones declararon tener actividad agrícola. De éstas, el 10.8 % dispone de sistemas de riego; 83.0 % es de temporal y 6.2 % combina áreas de riego y de temporal.
En promedio, la extensión de las superficies agrícolas de las unidades de producción del país es de ocho hectáreas.
Sin embargo, el 57.9 % de las unidades de producción agrícola tiene una superficie de tres hectáreas o menos, mientras que el 15.8 % de ese total tiene una superficie dedicada a la agricultura de 10 hectáreas o más.
Los cultivos anuales de mayor importancia en México fueron: maíz, frijol y sorgo, que en conjunto ocuparon el 78.4 % de la superficie sembrada en el ciclo agrícola 2007.
De ellos, el más destacado es el cultivo de maíz, con el 28.7 % de la superficie sembrada en el ciclo agrícola 2007, cuya producción se concentró en los estados de Sinaloa, Jalisco, Guanajuato, Michoacán y Chiapas que sumados aportan el 51.2 % de la producción nacional.

LO DIJO

«Se da el abandono de la parcela, porque el campesino no ha podido transmitir el sentido de pertenencia a las nuevas generaciones.».
Senador, Manuel Humberto Cota Jiménez
Líder de la confederación Nacional Campesina (CNC) y presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería del Senado de la República.

LO DIJO

El sector rural tiene una crisis crónica de décadas, donde se produce poco en condiciones de baja tecnología, porque tenemos un problema serio de envejecimiento de la población ocupada en el sector primario, debido a la emigración hacia las ciudades y hacia Estados Unidos”.
Dr. Abel Pérez Zamorano
Director de la División de Ciencias Económico Administrativas de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh)

EL DATO

70 por ciento de la población rural en México, sufre de pobreza extrema; estos nacionales son parte de los más de 11 millones de mexicanos que sufren hambre, lo que ha propiciado la migración de familias enteras del campo.

LA CIFRA

7.5
Millones de hectáreas no fueron sembradas el ciclo agrícola anterior en la nación mexicana. La superficie registrada en el país fue de 30.2 millones de hectáreas, de las cuales 13.9 millones estuvieron ocupadas por cultivos anuales, 8.8 millones correspondió a cultivos perennes.

2 COMENTARIOS

  1. El principal problema es la falta de adecuados sistemas de comercialización (sin intermemediación onerosa) y sistemas de PRECIOS DE LOS AGROPRODUCTOS QUE PERMITAN UNA JUSTA RENTABILIDAD A LOS SISTEMAS PRODUCTIVOS y transición a sistemas agroindusriales cuando menos a la agroindustria de productos intermedios como las de empaque en fresco (manejo, acondicionamiento y conservación ) que no son de inversiones de alto capital en muchos casos y permiten a los productores rurales acceder en mejores condiciones a los mercados, asegurando la obtención y retención de buena parte del valor agregado a los agroproductos (aplicando sistemas de aseguramiento de la calidad mediante BPA,BPP,BPH, BPM Y HACCP), y así mismo posibilidad de pagar los financiamientos de intereses blandos preferenciales a los VERDADEROS PRODUCTORES RURALES que son el sector prioritario de la economía sectorial y nacional, puesto que así lo requiere la mejora significativa de la soberanía alimentaria y de diversas materias primas no-alimentarias y no- agrícolas pero si de origen rural

  2. El principal problema es perverso, con la enorme carga al campo de mantener los precios bajos de los productos de la canasta basica, con el pretexto de no incrementar la inflacion y no afectar a las personas de bajos ingresos.

    El precio del maíz en campo es el mismo desde 1995, cuando el precio de un kilogramo de tortilla (que contiene 60% de maíz y 40 % agua) valía $7.00, actualmente anda entre 12 hasta $16.00 y al productor de maíz, se le presiona para que sea mas productivo, pero se le paga mal y se le engaña con los precios internacionales del mercado de excedentes (productos de cosechas de años anteriores o hasta algunas veces dañados y contaminados con aflatoxinas, por ser cosechas perdidas y los industriales lo introducen a este país para presionar a los productores con precios bajos) , se le exige al campesino sobrevivir en la miseria y a los industriales no tienen ningún freno, en los precios finales al usuario final.

    Aquí entra una triste paradoja, el productor agrícola no tiene los recursos económicos para comprar su propios productos, una vez industrializados ya puestos en cualquier mostrador.

DEJAR RESPUESTA

Favor de ingresar su comentario
Favor de ingresar su nombre aquí