Porcicultores optan por la economía de escala: Heriberto Hernández Cárdenas, presidente de la OPORPA

En el ciclo 2016 la industria porcícola mexicana, va por el sitio uno. El fin: la integración productiva y apoyo al pequeño productor. La meta inmediata: la autosuficiencia en carne de cerdo y la integración de la cadena a la economía de escala.

0
117
HERIBERTO HERNÁNDEZ CARDENAS
HERIBERTO HERNÁNDEZ CARDENAS

Entrevista realizada en abril de 2016

Para el presidente de la Organización de Porcicultores del País (OPORPA), Heriberto Hernández Cárdenas, la porcicultura nacional debe apostar en el 2016 por la economía de escala, basada en la estructuración de sitios uno, para alcanzar la autosuficiencia en México y conquistar los grandes mercados mundiales. Asegura el líder de la OPORPA que a pesar de que la producción de cerdos en el país enfrenta un escenario complicado por la situación económica que se vive, los porcicultores del país están optimistas en enfrentar unidos un panorama complicado en el ciclo 2016.

Una inflación en puerta, la devaluación del peso ante el dólar y políticas públicas hostiles al sector, son los principales desafíos a vencer a corto plazo por los dueños de la piara nacional, agrega el líder porcicultor jalisciense.

De igual manera, agrega, a pesar de que la porcicultura en México arrastra desde hace años, un déficit de alrededor del 40 por ciento en carne y sufre competencia desleal de porcicultores estadounidenses, Hernández Cárdenas asegura que con organización, apoyo gubernamental y producción basada en la ciencia, saldrán avantes de la eterna etapa de cerdos flacos que los aqueja.

HACEN LA TAREA LOS PORCICULTORES

Entrevistado en la sede de la Unión Regional de Porcicultores de Jalisco (URPJ), tras una larga sesión del OPORPA, el también productor destacó que, los criadores de cerdos, a fin de ser útiles al país, poder defender su patrimonio y evitar más deserciones de la actividad, integraron un plan de trabajo para el siguiente ciclo productivo basado en cinco ejes esenciales:

Primero, buscarán la creación de sitios que ya han dado buenos resultados en la piara del noroeste del país. ¿Qué son?, simplemente la unidad de productores para la producción. Segundo, perseguirán la unidad e integración productiva liderados por el OPORPA; tercero, buscarán ingresar la mayor cantidad de productores a la economía de escala.

Cuarto, al lograr la integración productiva, buscarán atender el mercado nacional a fin de alcanzar la autosuficiencia en esta proteína y quinto, trabajarán en estabilizar la calidad, sanidad e inocuidad de la producción, para por fin, catapultar la industria del cerdo a ámbitos internacionales y salir de la crisis productiva y comercial que viven desde hace años.

 

PORCICULTURA AMENAZADA

Abordado por Tierra Fértil para conocer el estado en que se encuentra la porcicultura nacional tras la baja del precio del petróleo y la devaluación del peso ante el dólar, Hernández Cárdenas señaló que a pesar de que la crianza de cerdos en México se ve amenazada por una política pública dirigida a darle de comer barato a los mexicanos, este sector ha logrado cierto éxito en organización, producción y comercio.

 

TEMAS PRIMORDIALES

El trabajo con este fin llevado a cabo por OPORPA, asentó, lo han soportado además de en los cinco ejes mencionados, en tres temas primordiales.

Primero: a través de OPORPA, organismo creado por productores y manejado por criadores de cerdos, busca eliminar la competencia desleal de productores del vecino país del norte.

Existe una alta oferta de carne de ese país a México, especialmente de pierna y espaldilla que ellos consideran de desecho y la venden hasta en un 30 por ciento menos que la nacional. Precio muy por debajo del costo de producción del origen.

Segundo, se tomó la decisión desde hace 10 años, de cambiar el estatus productivo de manera drástica. Han modernizado y eficientado sus procesos y bajado los costos de producción. Sin embargo, en el proceso se han tenido que ir el 30 por ciento de los productores.

Tercero, ha alternado el mercado nacional con el internacional y provocado que cada vez se integren al mercado de exportación más productores.

Con esta estructuración de la producción por verdaderos criadores de cerdos, expresa, se persigue que por fin, la porcicultura mexicana, abandone la eterna época de cerdos flacos.

 

PARA DEJAR LA ETAPA DE CERDOS FLACOS

Sin embargo, recalca, para los criadores de cerdos nacionales el escenario en el 2016 se antoja complicado, porque padecen cinco males graves, afirma:

Primero, una política pública gubernamental encaminada a dar de comer barato al mexicano, sin importar la planta productiva.

Segundo, el otro enemigo, el aumento en la paridad del dólar. El 80 por ciento de los insumos son importados.

Tercero, el campo mexicano no es competitivo y no ofrece insumos que ayuden al productor en calidad ni precio. Recibe energía y combustible más caro que el vecino país del norte; autopistas más caras. Todo eso sumado le resta competitividad.

Cuarto, el abandono de productores debilita al sector. La porcicultura ha avanzado en producción a costa de la salida de muchos compañeros.

Y quinto, la cadena de valor no está integrada. No podemos ni debemos tener un detallista que se lleva la mayor tajada del pastel.

 

MÉXICO CON PRODUCTORES CONFIABLES

No obstante la industria del cerdo ha hecho su tarea, afirma Heriberto Hernández. Los porcicultores de México ahora son confiables primordialmente por su trabajo, dedicación, y porque buscan a toda costa darle de comer al país y cuidar su salud.

«La vocación del productor tiene claro eso.  Somos los mayores preocupados en bridar al consumidor mexicano un producto altamente inocuo, con sabor, textura y nutrición”, señala

Además, estamos preocupados por el medio ambiente, por eso las granjas cuentan con plantas de tratamiento de aguas residuales. Cabe destacar que en esos temas los porcicultores están a la par de cualquier industria a nivel mundo.

Y actualmente «el productor mexicano a través de la OPORPA, busca a toda costa blindar con la primicia productiva al mercado nacional», indica.

 

ESCENARIO COMPLICADO

Ingeniero, ¿cómo está la porcicultura a nivel nacional?

Vislumbra para el 2016 un escenario complicado debido a que México es deficitario en carne de cerdo.   Esto hace que el país sea el mercado de los vecinos del norte que vede carne por abajo del costo de producción del país de origen, a precio de dumping. Por esta competencia desleal y malas políticas públicas, seguimos viviendo tiempos de cerdos desnutridos.

 

Ante esta problemática añeja, ¿qué debe hacer el porcicultor?

La porcicultura nacional ha hecho la tarea.  En los últimos 10 años, la industria porcina nacional ha cambiado drásticamente.  Se ha modernizado; ha eficientico sus procesos y bajado los costos de producción.

Pero nos falta mucho por hacer. Por una parte, nos urge generar una proveeduría competitiva en el país y más empleos. Esa es la tarea enorme que tenemos pendiente.

Y por otra, conforme el mercado sea cada vez más exigente, la cadena tendrá que irse integrando. No podemos tener productores sacrificando utilidades y un detallista ganándose márgenes muy altos.

 

¿Cuánto les cuesta producir un kilo de carne? ¿Cuánto gana el intermediario?

Simplemente hoy el cerdo en pie vendido en granja cuesta a 21.50 el kilo y el detallista da el kilo de 60 a 90 pesos, dependiendo el corte.

Quiero aclarar que hoy el cerdo es la carne más competitiva en sabor, textura en México y algo más, no tiene grasa. Se expende con un perfil nutricional muy alto, por lo que cada día gana terreno. Pero todo eso, por la voracidad del intermediario, no se ve reflejado al consumidor.

 

¿A qué se refiere cuando habla de buscar la integración de la cadena?

Me refiero a que cada quien haga su tarea. La industria tiene que hacer su función, al igual que los rastros; de igual manera la factoría TIF. Y a la vez, se deben quitar los eslabones que estorban al entendimiento entre consumidor final y los productores primarios. De esa manera estaría integrada.

 

Para decirlo por su nombre, ¿tendría que desterrarse en su totalidad el coyotaje?

La industria como tal, está compuesta por varios enlaces. El que mata, despieza, industrializa, etc.; entonces, había que ver que ligues le tocan a cada quien y cuales hay que eliminar para poder eficientarla.

Por fortuna, ya hay productores en el país que han dado el paso hacia la comercialización. Sería lo ideal que todos lo hicieran, pero sabemos que eso es complicado.

Pero estamos ciertos que conforme se eliminen eslabones de una cadena larga, como ya lo hacen muchos productores al venderle directamente a la industria, podremos aventajar y repartir el pastel de forma más equitativa.

 

Cuando habla de eficientar la proveeduría, ¿a qué se refiere?

A hacer eficiente el campo mexicano; a reducir el costo de nuestros insumos que es grano en su mayoría; a buscar una política energética más acorde a las necesidades. Los energéticos como el diesel, energía eléctrica y la logística, aumentan los costos de producción en México de un 10, hasta un 20 por ciento más, en relación con los del vecino del norte.

 

¿Qué tendría que hacerse para poder competir, porque según dicen productores, los mandaron a la guerra al firmar el TLC?

Con un tratado que no es equitativo, poco se puede hacer por ahora. Insisto en el daño que hace la pierna de cerdo, porque es un claro Dumping ante las reglas internacionales de comercio.

 

¿Cuál es el costo actual?

Hablamos de que la pierna en pie en Estados Unidos anda alrededor de 23 a 24 pesos, y llega deshuesada a México a 28 pesos el kilo.

Eso es algo inaudito, porque el cerdo en pie en México está a 23 o 24 pesos el kilo. Con ese precio, no le pagan ni al que deshuesa la pierna. Lo cierto es que una clara competencia desleal; un claro dumping que había que trabajar fuertemente.

 

POLITICAS PÚBLICAS

El otro eslabón es el gobierno ¿Ha estado con ustedes?

Sí. Ahora se preocupa más por los productores. Desgraciadamente hoy en día, la política pública está enfocada a dar de comer económico a la gente, aun a costa de la planta productiva nacional.

Esa es una realidad y creo que ahí si tendremos que platicar fuerte con el gobierno y tratar de cambiar esa forma de ver las cosas. Quitar esa idea de que solo importan temas como la inflación y el aspecto social y no la producción.

Y sobre todo, dejar en claro que ese darle de comer económico al pueblo mexicano, genera desempleo y pobreza.

 

¿Ya están trabajando en ese tema? ¿Ya los han escuchado?

Como OPORPA somos una organización nueva, tenemos cuatro años de vida. Representamos al 80 por ciento de la producción nacional. Nace la OPORPA como una necesidad de los productores por ser dirigidos por productores, y con una visión clara de productor.

Que quiero decir: que tenemos claro el camino y que tenemos que trabajar juntos tanto productores como el gobierno, porque de otra forma no lo podríamos hacer solos.

Creo que no se daba el trabajo conjunto en México, porque no había entendimiento con el estado; porque además, no había un interlocutor por parte de los productores real. Los productores no eran representados por productores.

Sin embargo, ahora si se están dando los canales de comunicación, aunque hay que aclarar, que todo es nuevo para la OPORPA. Como es una organización nueva, le ha costado llegar a que la escuchen. Hay que reconocer además, que ha sido un camino largo y tortuoso el que hemos transitado, pero no obstante, creemos que ahora ya se tiene un liderazgo real.

Pero la realidad actual es cruda.  El panorama para la producción de cerdos en México no es muy bueno, asegura Hernández Castillo y este problema no es de ahora, se vine arrastrando de hace años.

 

¿QUÉ SE ESTÁ HACIENDO?

Ante este panorama no tan bueno, ¿qué hace la industria porcícola mexicana?

Acciones concretas. Primero, estamos pidiendo que la norma 030 que es la que vigila la entrada de carne de cerdo en México siga vigente. Su permanencia permitirá de alguna forma controlar la importación.

Segundo, se trabaja en un tema que corresponde más a los productores: el rubro de salud animal. Estamos ciertos que este tema, es fundamental y un reto fuerte para la producción porcina nacional.

Cabe sólo recordar que en el 2014 tuvimos la Diarrea Porcina Epidémica que dicho sea de paso, causó grandes estragos a la piara nacional y por ende, hubo un déficit de oferta de cerdo.

Este hecho fue factor importante para que el 2014 y 2015 fueran ciclos buenos para los productores. Afortunadamente subió mucho el precio de la carne pero no por otro factor, sino que por una enfermedad. Y queda claro, que esos empujones tampoco son buenos.

En ese sentido hemos trabajado mucho con SENASICA, primero, en generar programas que soporten la sanidad del hato nacional. Segundo, en generar campañas necesarias de sanidad como centros de lavado de desinfección de vehículos, porque creemos que es un pilar fuerte para mantener la salud del país.

 

HATO SALUDABLE

Estamos claro que no acarrear enfermedades de un punto a otro y generar rutas pecuarias, nos ayudará a mantener un hato saludable y como consecuencia, productivo.

En otro punto, trabajamos fuerte en la dirección de ganadería en la parte del programa PROGAN, que destina un recurso económico al productor.

Estamos de acuerdo con él, pero queremos que esté dirigido a la productividad; a la consolidación de los productores medianos y pequeños que son los más amenazados por la situación económica que se vive.

Pero principalmente queremos generar un modelo de sitios uno, que no es otra cosa que producir unidos. Por ejemplo: una granja de reproducción de lechones que en vez de que se tengan 10 granjitas de 50 vientres, se integre una de 500.

 

PARA ENTRAR A LA ECONOMÍA DE ESCALA

Además con un solo encargado; con una mano de obra especializada; con un solo médico. Todo ello permitirá al porcicultor entrar a muchos beneficios de comercialización, porque son sitios aislados con una alto índice de sanidad y productividad.

Y algo muy importante, esta unión les permitirá a los criadores de cerdos, entrar a algo que es muy importante: las economías de escala.

En síntesis, estamos trabajando muy fuerte en que el productor mexicano cambie la estructura de la producción y en especial de forma de pensar y ese es un reto grandísimo. Pero definitivamente, estamos ciertos que la tabla de salvación del pequeño productor es la unidad productiva.

 

¿Esa es la apuesta para el 2016?

Si, definitivamente. Debemos tener conciencia de que el pequeño productor sólo, le va ser muy difícil entrar a este mercado global en que está inmersa la crianza de cerdos.

 

¿Confían con este proyecto, aumentar la producción nacional y conquistar más mercados internacionales?

Definitivamente. Y tenemos ejemplos de éxito. Nuestros amigos de Sonora han hecho sitios uno de 10 mil vientres con mucho éxito y queremos replicarlos en mayor escala. Obviamente esto no se puede lograr sin apoyo del gobierno.

Y ya desde hace tiempo, trabajamos para sensibilizar al estado, para que estos y otros programas sean de los productores y se canalicen a los productores realmente.

Por lo pronto, ya fue bien acogido el proyecto de sitio uno por SAGARPA y otros planes en productos bien focalizados y en desarrollos productivos específicos.

 

¿Esto podría hacer que disminuyera el déficit que tiene México?

La apuesta es esa, definitivamente. Los productores creemos en nuestro país; creemos en lo que hacemos. Somos una industria que generamos empleos de muy buena calidad. Y creemos que haciendo equipo con el gobierno, definitivamente podemos disminuir la importación de partes de cerdo.

Y por supuesto, si logramos todo lo planeado; lo antes explicado, le daremos de comer a los mexicanos, atraeremos divisas y por supuesto, caminará la porcicultura mexicana a la sustentabilidad.

DEJAR RESPUESTA

Favor de ingresar su comentario
Favor de ingresar su nombre aquí