Llegó la lluvia al campo de Hidalgo y con ella un problema

La plaga del chapulín amenaza con mermar la producción de forraje para el ganado en la región de Tulancingo y Otomí-Tepehua.

0
14
LA PRESENCIA del chapulín ya se convirtió en un dolor de cabeza para los productores.
LA PRESENCIA del chapulín ya se convirtió en un dolor de cabeza para los productores.

Tulancingo, Hidalgo, 13 de junio del 2018.- Llegó la ansiada lluvia a las regiones de Tulancingo y Otomí-Tepehua, con la cual las praderas vuelven a reverdecer para otorgar forraje para el ganado después de la temporada de secas, pero con el temporal también hizo su arribo la dañina plaga del chapulín.

Así lo expresó Heladio Gómez Ivey, ingeniero agrónomo especialista en plagas y enfermedades en cultivos, al diario “El Sol de Hidalgo”, y abundó que esto se ha convertido en un dolor de cabeza para los productores.

Indicó que la plaga de chapulines ya comenzó a causar estragos en el campo de las regiones Tulancingo y Otomí-Tepehua, lo que se traduce en pérdidas para los campesinos.

El experto señaló que estos insectos de la familia de los acrídidos pueden alimentarse de una variedad extensa de plantas, tanto cultivadas como de vegetación silvestre, ” se conocen más de 400 especies de plantas que le sirven como alimento”, citó.

Abundó que los efectos dañinos de esta plaga ya son notorios en los potreros, los cuales inician su recuperación al establecerse el período de lluvias, después de un período de sequía de seis a siete meses, lo que podría acentuar la falta de forraje para el ganado si no se le ataca a tiempo.

Recomendó tanto a ganaderos como campesinos monitorear la población de chapulines al inicio de la temporada de lluvias, e iniciar las medidas de control mientras estos se encuentren en el estado ninfal y todavía en los sitios de eclosión.

Abundó que el control de esta plaga se realiza tradicionalmente mediante el barbecho o el rastreo, con la finalidad de remover el suelo de los terrenos en donde las hembras depositaron sus huevecillos, y así exponerlos a condiciones climáticas adversas y al ataque de sus enemigos naturales.

Otra recomendación que les dio a los hombres del campo de estas regiones, es buscar el apoyo técnico de expertos en la materia para que el uso de insecticidas, plaguicidas o fungicidas sea efectivo.

DEJAR RESPUESTA

Favor de ingresar su comentario
Favor de ingresar su nombre aquí