LECHEROS MEXICANOS PADECEN ETERNA CRISIS

0
151
PRODUCIR un litro de leche a los ganaderos que no han tecnificado sus hatos les cuesta alrededor de seis pesos y son los que menos oportunidad tienen de que les compren su producto: Vidal de Anda González.
PRODUCIR un litro de leche a los ganaderos que no han tecnificado sus hatos les cuesta alrededor de seis pesos y son los que menos oportunidad tienen de que les compren su producto: Vidal de Anda González.

Urgen al gobierno a implementar normatividad adecuada en el mercado, parar el boicot de las grandes industrias, la competencia desleal de las formulas lácteas y destrabar las compras en Liconsa, a fin soportar la caída del precio y evitar desbandada de lecheros: José Vidal de Anda González.

TF/Raúl Torres Lugo

Eternos problemas en la producción y el comercio de la leche, amenazan con mermar aún más el inventario nacional de productores lecheros.

El bajo precio del producto, alza en los insumos, negativa de compra de industriales, competencia desleal  de las llamadas fórmulas lácteas, la falta de normatividad gubernamental; aunado al retiro de Liconsa de la cadena productiva y nulo apoyo gubernamental, tiene al menos al 20 por ciento de los productores en la quiebra.

Así lo señaló el presidente de Administración de GILSA, empresa dedicada a la producción y comercialización de leche e insumos para la cadena productiva, José Vidal de Anda González, al ser cuestionado por Tierra Fértil, sobre la situación de la industria láctea en el país y en su zona de acción: el estado de Aguascalientes.

HABRÁ DESVANDADA DE LECHEROS

Al ser abordado en su natal Aguascalientes, de manera enfática lamentó que por esa añeja problemática, los lecheros hidrocálidos y del país, viven una situación crítica, a grado tal, que difícilmente muchos podrán solventarla sin ayuda del gobierno.

Destacó el también ganadero, que los vaivenes de la economía, así como los constantes aumentos a los energéticos y la marcada desigualdad entre el precio que cobra el productor por litro de leche y lo que paga el consumidor, han hecho que las vacas en los corrales se vuelvan caníbales.

«Se coman unas a otras y ese canibalismo, en automático, arroja fuera de la industria al productor», apunta el líder ganadero.

Y lo que es peor, agrega, antes se veía que sólo los lecheros pequeños, los de cinco o diez vacas, abandonaban la actividad; pero en la actualidad, especialmente por el boicot industrial y la falta de apoyo gubernamental, específicamente de Liconsa, provocan que ganaderos con hatos de 300 cabezas o más, se retiren del gremio por lo incosteable de ser lechero.   

Ingeniero, ¿cuál es la situación real de la ganadería lechera a nivel regional?

En la región y en todo el país está muy crítica la situación de los establos. La leche baja de precio, al contrario de los demás productos; las empresas eternamente nos quieren pagar más barato el litro del lácteo y en múltiples ocasiones, a compañeros del gremio, ya no les reciben el producto de su esfuerzo.

Esto ha dado pie a que, en la actualidad, en Aguascalientes, amenacen dos empresas con dejar de recibir la leche, acción que de darse, afectarían a varias decenas de productores.

Ingeniero, ¿sabe a cuántos lecheros afectaría esta situación en la región?

No tengo el dato exacto, pero puede llegar a 30 productores de facto.

Quiero aclarar que la situación de la industria lechera es cíclica, y son los meses de febrero, marzo y hasta junio, la época del año en donde hay más producción. Pero a partir de julio hasta enero, la producción disminuye.

En tiempos de vacas gorgas, el primer periodo de ordeña, el más largo del año, es cuando al productor le dejan de recibir su leche y se convierte en un calvario para el ganadero acomodar su producto porque todas las empresas tienen cupo lleno.

Sin embargo, los meses en que baja la producción, es el tiempo cuando las empresas se pelean el producto. Hay buen precio, buenos tratos; es cuando todo mundo está en armonía. Así ha sido en los últimos años la vida del lechero mexicano.

No obstante, el productor nacional sólo busca tener un precio que pague sus gastos y que le permita vivir; pero además, que haya continuidad de compra por parte de las empresas lecheras para que en los meses difíciles, se comprometan a recibirle al ganadero la leche.

¿Cuánto cuesta el litro de leche en el tiempo de vacas gordas y flacas?

El año pasado en la época de escasez, a seis pesos pagaron los industriales el litro. En los últimos tres meses ha bajado 40 centavos por litro y lo paga el mercado en 5.60 pesos. Sin embargo, hay gente que le ha bajado el precio a cinco y cuatro pesos, como los queseros e intermediarios advenedizos.

Y en el tiempo que dicen los empresarios que están saturados ¿les pagan el litro a como ellos quieran?

Si. Ese es el calvario que vivimos actualmente. Hay ganaderos lecheros que una empresa, de la noche a la mañana, ya no les acepta el producto; por supuesto que se desesperan y cuando llegan queseros o gente que se aprovecha de la situación, aceptan por necesidad, el pago del litro a dos o tres pesos.

Queda claro, que de seguir esta situación, van a desaparecer muchos establos, porque sufrimos una crisis en la región, que entre otras cosas, creemos que es producto de la falta de planeación estratégica del gobierno.

¿Estas son las únicas causas, por las que los lecheros no han podido salir adelante?

Sí. Ha sido un círculo vicioso toda la vida. Ha sido un ciclo donde hay años que el precio se mejora y después vuelve a bajar. La gente se desespera, pero por desgracia, las crisis son cada vez peores.

¿Por qué?, porque cada año se abre una brecha más grande entre el precio al consumidor y al productor. La gente compra el litro de leche en la tienda a un precio que pega en el orgullo y bolsillo del ganadero.

La historia que platican los colegas de mayor edad, habla de que hace 40 años valía el litro del lácteo a 1.20 pesos al público y a ellos se las pagaban a un peso.

Después, la referencia es que valía lo mismo que un litro de gasolina y eso data de 10 años atrás.

Actualmente, el precio al público de la gasolina esta en alrededor de 13.50 pesos la magna y al productor le pagan el litro de leche a 5.60 pesos.

BAJAN PRECIOS, SUBEN INSUMOS

Las referencias de antaño, con las de hoy, denotan diferencias muy marcadas. Y lo muestra la situación que se vive en los establos de Aguascalientes en el actual ciclo productivo.

Nuestros precios en los últimos tres meses han bajado casi un ocho por ciento; en contraparte, nuestros costos han aumentado porque la gasolina subió un tres por ciento a principio de año y debido a ese aumento, los fletes se encarecen.

De igual manera, la mano de obra sube como cada año, eso es normal, pero también el dólar se ha disparado y entonces todos nuestros insumos como el maíz, pasta de soya, químicos para la limpieza de equipos de ordeña, refacciones, medicamentos, se elevan sin control.

Por todo ello, la verdad es que estamos asfixiados y dudo que si no hay una solución pronta a este problema, muchos compañeros puedan sobrevivir.

¿Qué va a pasar?, que la industria se va a empezar a monopolizar. Los establos necesitarán ser grandes para poder soportar estos golpes a la producción o simplemente desaparecerán.

Antes las noticias daban cuenta que establos de 20 vacas desaparecían; sin embargo hoy, desaparecen establos de 300 o 400 vacas.

¿Cuántos productores hay en Aguascalientes y cuántos se irían?

Lo que le puedo decir es que en la empresa GILSA, somos alrededor de 290 socios; de ese total, ya nomás existen entre 90 y 100 personas que tienen establo, porque los otros 200, o son familiares de la gente que tiene establo o lo tuvo.

De esos 100 productores, realmente unos 15 o 20 tienen establos grandes de más de 500 vacas y algunos 70 establos con menor número de cabezas; pero a lo mejor, hay unos 20 establos con menos de 100 vacas y esos son lo que más van a sufrir.

¿El 20 % de los productores está a punto de desaparecer en la región por esta situación?

Yo creo que sí. El problema principal es de información. El gobierno ha hecho campañas contra el hambre y es sólo un slogan que maneja como bandera, nada efectivo.

Hambre la puedes combatir con una botana y un refresco y con eso ya se le quitó el hambre al niño, al anciano. Pero eso no lo nutre, eso no lo va a hacer desarrollarse, no vamos a tener gente fuerte; no habrá niños con la capacidad de aprender y hacer que nuestro futuro sea prometedor.

Pero lo más grave, si la nutrición de México la asumen los lácteos y si les dan fórmulas, estará tomando bebidas que saben a leche, pero que no tienen los nutrientes de ésta.

NO HAY REGULACIÓN

Pero lo más pernicioso es que la gente va a comprar al supermercado y piensa que adquiere leche. Ese es el principal problema. No entendemos el porqué el gobierno no ha implementado una regulación que realmente haga que la gente sepa qué es lo que compra y cuál es la diferencia con la leche.

Una leche tiene calcio, vitaminas; tiene todos los nutrientes que el niño necesita. Una fórmula láctea tiene a lo mejor algo de leche en polvo, aceites vegetales, químicos que hacen parecer que es leche, pero que no tiene la misma calidad nutricional.

Ingeniero ¿desde cuándo empezó a empeorar la situación del productor hidrocálido?

La problemática ha sido cíclica. Tuvimos una situación muy crítica hace unos siete años, que coincidió cuando en China hubo un problema de melanina en la leche y se dejó de consumir.

Regularmente cuando mercados grandes como el chino y el ruso donde se toma mucha leche, se cierran, se invade el planeta de lácteo y México es un país que compra mucha en polvo: el gobierno la ve barata, llena las bodegas y no le importa afectar al gremio lechero.

Hace tres años hubo un alza en los precios de la leche en polvo de manera internacional y el mercado local empezó a subir. Empero, no en la misma medida de cómo reaccionó el mercado internacional. La leche subió un 40 por ciento en otras partes del mundo y aquí sólo un 10 por ciento.

PRODUCCION Y MERCADO DESCOMPUESTOS

Esa misma época, empezó a mejorar la situación de la industria lechera en la zona; empezamos a vivir un tiempo mejor. Aunque no se puede decir que salimos del conflicto, pero ya teníamos granos más baratos porque bajaron y el precio de la leche subió un 10 por ciento.

No obstante, en el 2015 se descompuso de nuevo la producción y el mercado. Los que saben dicen que por el boicot que se le hizo a Rusia, el mercado se saturo de leche y Europa y los Estados Unidos abarataron el nutritivo líquido y México como siempre, levantó la mano e invadió el país de leche en polvo.

¿Por qué lo hace?, suponemos que porque actualmente, convertir el polvo en leche para el mercado les resulta más barato que comprársela fresca al lechero mexicano: le representa un costo mayor a cinco pesos traerla del exterior.

Sin embargo, sólo el costo de producción de los productores nacionales oscilan en alrededor de los 5.40 o 5.50 pesos y eso si la ordeña se realiza en establos grandes y tecnificados.

¿Cuánto les costará a los que no están tecnificados producir leche?

Es muy variable y depende de muchas cosas. Los costos podrían estar arriba de los seis pesos por litro y obviamente, si les llegan a comprar su producto, se los pagarán a menos que a los establos tecnificados y organizados.

Ingeniero, ¿es preocupante la situación?

La verdad estamos en una situación difícil. Espero que el gobierno se aplome y ayude a que mejore el panorama de la lechería en Aguascalientes y todo el país.

Ciertamente, cuando el precio baja, ahogan al productor y se vuelve crítica la situación. Y ahorita, aparte de que los compradores bajan el precio del litro, están cortando proveedores.

Y lo que es más, no sólo las industrias cortan la compra de leche de manera cíclica en la región, el gobierno también, llámese Liconsa, ya no compra leche y no cumple con acuerdos firmados con ganaderos.

La información que tenemos es que Liconsa en Aguascalientes está actuando de esa manera; de la noche a la mañana bajó los precios y ahora, ni siquiera compra leche.

¿Cuál es el pretexto?

Ni pretexto dan, ni explicaciones. Nomás que hay mucha leche y se acabó, y que ya no la ocupan.

Esto sucede es cada año. ¿Qué hacer?, o ¿qué se les ha ocurrido a ustedes para que esto pare?

La realidad es que las condiciones de mercados se han complicado demasiado. La globalización nos está pegando, el futuro nos alcanza y eso no lo vamos a poder evitar.

¿Qué hacer?, deberíamos de unirnos más los ganaderos; hacer un frente común; buscar estrategias para darle valor agregado a los productos y tratar de reducir costos.

Son de las cosas que se nos ocurren ahorita. Lo real es que el panorama que se presenta es complicado; somos muchos ganaderos y son muy pocas las empresas que compran la leche. Y lo peor, entre ellas, al ser poquitas, sí se ponen de acuerdo.

¿Cuáles son los retos ante esta globalización que menciona; ante esta competencia desleal, ante esta manipulación por así llamarle de industria y gobierno a las compras de los ganaderos?

El reto momentáneo es complicado, ahí si necesitamos el apoyo del gobierno para buscar una estrategia. De no tenerlo, hablamos de que en uno o dos meses, si siguen sin comprar la leche Liconsa y los industriales, no habrá ninguna estrategia que pueda salvar a la industria lechera de la región.

¿Qué debe hacer el gobierno por ustedes de una buena vez?

Sería muy importante que Liconsa vuelva a comprar leche, vuelva a hacer lo que era: el gran comparador de leche para el gremio y gran proveedor de nutrición a los niños de México.

Esto sería una buena válvula de escape para que las grandes empresas ya no se sientan saturadas de leche. Porque todo ese producto que deja de comprar Liconsa, el industrial lo adquiere barato a su proveedor y eso presiona a los grandes, chicos y medianos ganaderos.

A mi juicio, esa sería la solución instantánea.  Pero también el gobierno tendría que imponer normas para que las fórmulas lácteas que van al mercado, demuestren y muestren de manera clara que no son leche. Para iniciar, exigimos que se les cambie el nombre de leche a las fórmulas lácteas y las especificaciones en la etiqueta sean más claras.

También hay una serie de regulaciones en el gobierno que debería de existir, porque actualmente los comerciantes venden leche almendras, leche de soya, etc.

Y yo digo que la definición en el diccionario expone que leche, es el producto de una glándula mamaria y por ningún lado le encuentro las glándulas mamarias a la soya y almendras, concluye.

LO DIJO

«Los lecheros hidrocálidos y del país, viven una situación crítica, a grado tal que difícilmente muchos podrán solventarla sin ayuda del gobierno».

Ing. José Vidal de Anda González.

Presidente del Consejo de  Administración de GILSA, empresa dedicada a la producción y comercialización de leche e insumos para la cadena productiva.

EL DATO

En el 2014, los industriales pagaron a seis pesos el litro de leche. En los últimos tres meses ha bajado 40 centavos por litro y lo paga el mercado en 5.60 pesos. Sin embargo, hay gente que le ha bajado el precio a cinco y cuatro pesos, como los queseros e intermediarios advenedizos.

PARA SABER

1.20

Pesos era el costo del litro de leche al público hace cuarenta años. En esa época, el productor recibía un peso por litro.

10 años atrás, la referencia que tenemos de los mayores es que, un litro de lácteo valía lo mismo que un litro de gasolina.

Actualmente, el precio al público de la gasolina esta en alrededor de 13.50 pesos el litro de magna y al productor le pagan el litro de leche a 5.60 pesos.

DEJAR RESPUESTA

Favor de ingresar su comentario
Favor de ingresar su nombre aquí