Dudan diputados del superávit alimentario mexicano

El Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP), de la Cámara de Diputados, pide revisar el tema porque exportadores son extranjeros.

0
17
LEGISLADORES mexicanos, ponen en entredicho el superávit agroalimentario del sector primario nacional.

Ciudad de México, a 10 de octubre de 2018.- El Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP), de la Cámara de Diputados, mediante el documento titulado «Apertura comercial frente a soberanía alimentaria: lo que comemos los mexicanos»,  pide que se revise el comportamiento agrocomercial de México con el exterior porque es engañoso.

Los legisladores cuestionan el beneficio que aporta al país el agrocomercio con el exterior, ya que algunos de los productos que sustentan las ventas mexicanas, como cerveza y tequila, son comercializados por empresas extranjeras.

Tras afirmar en el escrito que México conservará su estatus de potencia exportadora de alimentos, que lo ubica entre los 10 principales vendedores en el planeta, con un superávit que ronda los cinco mil millones de dólares, el organismo destaca que resulta  «engañoso» observar la conducta comercial de algunos de las principales productos agrícolas.

En el documento, el CESOP menciona que el primer lugar en México de bienes de origen agrícola vendidos al exterior lo tiene la cerveza, industria que en el país es manejada por empresas trasnacionales (Holanda, Bélgica y Estados Unidos).

Caso similar, admite, es el de bebidas alcohólicas como el tequila, factoría en la que marcas más grandes pertenecen a empresas extranjeras (Reino Unido, básicamente), de tal forma que la mayor parte de las ganancias de esta actividad abandonan el país.

Resalta el análisis que caso aparte es la venta de aguacate, fruto mexicano que vive un auge de consumo, sobre todo en Estados Unidos gracias al guacamole, pero destaca que para cubrirse la demanda   deforestan en exceso los bosques michoacanos y de estados colindantes, lo que provoca que promuevan un boicot contra su consumo en ese mercado destino.

El CESOP, organismo dependiente de la Cámara de Diputados en México, precisa que en el otro lado de la balanza está el maíz, el cereal que más consume el mexicano en su dieta y que curiosamente también es el que más se importa en términos del valor de su producción.

Dicho panorama «es ejemplo de que México se aleja del cumplimiento de las metas de desarrollo sustentable del milenio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y que el campo, lejos de estar en bonanza, se aparta del camino que lo lleve a satisfacer los requerimientos y preferencias alimentarias de  los habitantes de la República».

Puntualiza que la Declaración de Nyéléni (Foro Internacional para la Soberanía Alimentaria), (Nyéléni, Selingue, Malí, 27 de febrero de 2007), advertía de los riesgos de la apertura comercial en el campo, ya que suponía favorecer intereses de mercado de las corporaciones extranjeras, en detrimento de los productores locales y las tradiciones culinarias con afectaciones que van desde lo ecológico hasta la salud de las personas.

En el documento, el Centro de Estudios resalta que todas esas advertencias se han cumplido o materializado en parte, por lo que «más allá del éxito exportador del campo mexicano, hay que abonar en favor de la soberanía y la seguridad alimentaria, términos que no están peleados con la apertura comercial, sino que sólo se ponen en diferente orden los intereses de la población y sus tradiciones».

DEJAR RESPUESTA

Favor de ingresar su comentario
Favor de ingresar su nombre aquí