DE LA A a la Z: LA CALIBRACIÓN DE LA SEMBRADORA

1
1594
EL MANTENIMIENTO es vital para el buen funcionamiento de la sembradora.
EL MANTENIMIENTO es vital para el buen funcionamiento de la sembradora.

Esta máquina es indispensable para que el agricultor obtenga buenas cosechas.

TF/Roberto Silva

Don Arturo, un agricultor ya entrado en años, llegó a las instalaciones de la empresa del ingeniero Arnulfo del Toro; andaba enojado y a la vez preocupado, porque compró una sembradora y su funcionamiento no lo convencía.
Llega a la oficina del ingeniero José Arnulfo, justo cuando concluía una charla con Tierra Fértil, y le plantea la situación, en espera de encontrar allí, la solución a su problema.
«!Oye tan cara que me costó y pa’ que no jale bien, no es justo!», se quejaba don Arturo.
Tranquilo, puede ser que no la hayas calibrado bien o que traigas un componente no adecuado para la semilla que quieres sembrar. Todo tiene solución, le dice el «inge» Arnulfo, un hombre que prácticamente toda su vida la ha dedicado al campo.
«¡Es más, vamos a checarla de una vez!», exclama don Arnulfo para tranquilizar al preocupado agricultor. Me invitaron y pues,… ahí vamos.
Llegamos al rancho de don Arturo y el ingeniero Del Toro, todo un experto en el diseño y reparación de maquinaria agrícola, comenzó a checar la sembradora, para ver por qué no funcionaba como quería su dueño.

IMPORTANTE HERRAMIENTA

Las sembradoras son una herramienta vital a la hora de realizar las distintas labores de sembrado en el campo; se trata de una máquina importante puesto que de ella depende, en gran medida, el éxito de una buena nacencia; una buena sembradora, podrá ser capaz, incluso, de enmendar los errores de una mala labor previa del terreno.
Las funciones encomendadas a una sembradora son las de abrir surcos a una profundidad constante; realizar el tapado de la semilla con una capa de tierra desmenuzada y que no impida la germinación; ser capaz de compactar el terreno alrededor de la semilla para que la misma pueda utilizar la humedad de la tierra colindante y, por último, garantizar que la semilla queda depositada de una en una, evitando semilla doble o ausencia de la misma.
Para lograr las buenas cosechas que todos queremos, es indispensable calibrar la sembradora de tal manera que deposite las semillas en intervalos regulares, a la distancia deseada y a una profundidad pareja. Sólo así podemos asegurar que todas las plantas tengan las mismas condiciones, salgan parejo y sufran la competencia mínima entre ellas mismas.
Calibrar una sembradora es un trabajo que a menudo toma una o incluso varias horas, pero es tal vez el tiempo mejor invertido de toda la temporada. Cabe mencionar que después de la calibración, se tiene que verificar constantemente y durante todo el trabajo de siembra, que la sembradora deposite la semilla adecuadamente escardando el surco en tramos de medio metro hasta encontrar las semillas. Si detectamos cualquier falla, tenemos que volver a parar el tractor y hacer los ajustes necesarios.

PONGAN ATENCIÓN

Y comienza don Arnulfo a ilustrar a don Arturo… y de paso a mí, convirtiendo aquella bodega, en un salón de clases:
La sembradora es un equipo mecánico que te va a permitir tirar la semilla en el campo a la densidad que tú quieres, o sea, la distancia adecuada, la cantidad adecuada y que te permita que tenga una buena germinación, nos explica.
En la siembra es el equipo más delicado que hay, en cuanto a la precisión, en cuanto a funcionamiento, no puede haber errores, puedes traer una rastra mal calibrada, toda desgastada, pero funciona, puedes traer un arado no al cien por ciento, pero funciona, un subsuelo, lo que tú quieras, pero la sembradora no.
«Antes de comprar una sembradora, debes de saber cuál es tu suelo, como están tus condiciones y si es de temporal. Debes de conocer todo eso para que cuando compres la sembradora, selecciones la más adecuada para tus condiciones. Y luego la calibres en esas condiciones», le aconseja don Arnulfo al agricultor, quien está apunte y apunte.
«Luego tienes que definir qué quieres sembrar. Si te decides por granos, también tienes que elegir qué tipo de siembra vas a utilizar, porque hay tres tipos: la siembra a chorro, que es una hilera continua de granos en un surco, el ejemplo más común podría ser una sembradora de trigo o de sorgo».
«El segundo tipo de siembra es al voleo, esto es cuando se va tirando la semilla con una voleadora que no es otra cosa que unas aspas que giran a cierta velocidad y por medio de la fuerza centrífuga, va lanzando la semilla, muy común en la siembra de pastos».
«Y el tercero, se llama siembra de precisión y es cuando los productores siembran a una distancia entre surcos definida, perfectamente clara y en la hilera, tú dices: yo quiero una semilla cada 15 centímetros, esa es la siembra de precisión. La siembra de precisión se aplica, principalmente en nuestro país en maíz», nos dice el experto en maquinaria agrícola.
Y prosigue: «entonces, resumiendo: si eliges una sembradora de platos para que te funcione bien, debes tener la semilla adecuada, del mismo tamaño, el plato adecuado, que el rasador y el botador y sus resortitos funcionen bien».
«Con la de dedos, igual: el rasador adecuado, los resortitos bien checados, que esté funcionando todo el mecanismo muy bien».
«¡Ojo! Por su importancia y fragilidad, es muy importante revisar constantemente la calibración de los resortes», nos recalca.
«La neumática: tienes que cuidar el plato, la succión, dependiendo del peso de la semilla y el rasador también, que no esté ni muy pegado ni muy separado, porque eso depende también de la semilla y las revoluciones del tractor», señala el ingeniero Del Toro.

PEQUEÑOS GRANDES DETALLES

Cabe mencionar que en las sembradoras neumáticas hay un mecanismo, que algunos le llaman peine, que es crucial, importantísimo en la calibración de las sembradoras neumáticas y que les sacan canas verdes a muchos productores que no tienen atención en algo tan sencillo como ajustar ese rasadorcito. Entonces no hay que ignorarlo.
También, antes de usar y calibrar la sembradora, es importante que el agricultor revise que todos los mecanismos de los surcos funcionen igual, es decir, que no haya una flecha oxidada, un balero roto o algún desgaste, porque entonces te van a tirar la semilla de forma diferente.
«Si tu sembradora es de cuatro surcos, pero, por alguna razón, un surco tira más que los otros, entonces lo primero que se le recomienda al productor es que levante la sembradora y revise todos los mecanismos, para encontrar y solucionar el problema. Tiene que revisar: baleros, flechas, juntas, engranes, que todas las cadenas estén lubricadas, de tal manera que todas funcionen con la misma resistencia para que te puedan tirar parejo», voltea hacia a mí como diciendo: te lo digo Juan, para que lo entiendas Pedro.

A MOVER ENGRANES

Una vez concluido este primer paso tan importante, ahora sí vamos a empezar a calibrar la sembradora.
«Es hora de decir: ok, yo quiero tirar 5 granos por metro, entonces a 20 centímetros es un metro, cada 20 centímetros tiras un grano, y entonces ya haces la calibración, casi todas, inclusive las de plato, las de dedos y las neumáticas se calibran con engranes, es decir, traen una rueda que es la rueda motriz, y esa rueda mueve una flecha que tiene un tren de engranes».
«Tiene 4 ó 5 tamañitos de engranes con otra rueda que mueve todos los botes donde va la semilla y esa combinación de engranes es la que te hace tirar a 20 centímetros o a 10 centímetros o a 5 centímetros o a 3 centímetros cada semilla, esa es la calibración, nos indica el experto.
«Entonces ya ellos sacan la cuenta, los agricultores siempre dicen: a mí déjamela que tire 6 granos por metro, por ejemplo, hablando en términos más comunes, entre 4 ó 5, 5 ó 6 y algún día que quieren alta densidad, pues tiran 7 ó 8 granos por metro. Pero cualquier sembradora te puede tirar eso en ese sentido».
«Ahora sí, ya haces tú calibración dándole vueltas a la rueda motriz para que tire la cantidad de semillas que quieres por metro».
«Normalmente cómo se hace. Se saca el perímetro de la rueda, las ruedas normalmente andan entre, pues las más chicas que he visto yo, de cualquier modelo, es de 40 centímetros de diámetro y las más grandes entre 60 centímetros de diámetro».
«Si multiplicas el diámetro por el π (pi) (que es la relación entre la longitud de una circunferencia y su diámetro. El valor numérico de π, truncado a sus primeras cifras, es 3.1416) te da el perímetro, y son ruedas que te dan entre 1.5 metros cada vuelta, hasta, más o menos 2.20 metros las más grandes, entonces dependiendo del perímetro de la rueda».
«Me voy a ir a que fuera una estándar, que fuera una de 2 metros, entonces, qué recomendamos, que cada 5 vueltas de dos metros nos dan 10 metros, entonces le das 5 vueltas a la rueda con la mano, levantas la sembradora, ya sea tirón o de levante hidráulico, de tal manera que dándole vueltas a la rueda, le das 5 vueltas y cuentas las semillas y entonces como en la tabla del 10, como en la escuela, así me la aprendí y también el agricultor así se la sabe, entonces dices: ¡ah pues 10 metros, entonces son 50, me tiró 50, a pues está tirando 5 por metro».
«Y así es como se calibra la sembradora sin necesidad de ir al surco, es decir, allí en el rancho, en el tejaban, donde esté la sembradora», señala don Arnulfo a sus atentos «alumnos».

A JUGAR CON LOS ENGRANES

¿Qué pasa, por ejemplo, cuando yo levanto, doy las 5 vueltas y me tiró más semillas de las que yo quiero?, le pregunta don Arturo al experto.
«Ahí es cuando uno empieza a jugar con los engranes del tren de engranes de calibración, o engranes sueltos que uno tiene, entonces tú dices: a la rueda motriz, o sea, al eje donde va la rueda, le pones, por ejemplo, un engrane más chico, y te va a tirar menos semilla en densidad, ahí tiene uno que jugar mucho con lo que hay disponible».
«Entonces, me dices: sabes qué, pero yo ya traigo un engrane de 8 dientes y ya no tengo más chicos».
«¡Ha bueno!, entonces pon uno más grande en la flecha del dosificador; estamos hablando que me tire menos semilla, porque tiró más de la que yo quería».
«Ahora al revés, qué pasa si yo hice la prueba de las 5 vueltas, los 10 metros y me tiró menos semilla. ¡Ha bueno!, quiero que tire un poquito más, entonces pongo un engrane más grande en la rueda que va en el piso, la rueda motriz, o uno más chico en el dosificador, eso obviamente lo entendemos muy bien cuando lo hacemos en la práctica porque luego dicen ¿más grande cuánto, un diente, dos dientes o le cuentas?, etcétera», nos ilustra el ingeniero.

VALIOSA VARIEDAD

Y añade «pero ¿qué hacemos primero?, bueno pues vemos que disponibilidad tenemos de partes y refacciones. Aquí viene una característica bien importante de las sembradoras, de las tres, si me preguntas ¿cuál es la mejor? ahora sí, que la que tenga más partes para calibrar, o sea, si es de platos, que tenga 10 juegos de platos con 20 juegos de engranes, para que de tal manera pueda calibrar de a granito por granito como yo quiero».
«Y por qué lo digo, porque no hay en el mercado con toda la variabilidad que se quisiera, para que fueran de mucha precisión, o sabes que, ya no más hay engranes de 7 y de 8 dientes, no pues yo quiero uno más grande o uno más chico, ¡no pues esa marca no lo trae!, y entonces ya empieza a ser una limitante del diseño, de la marca y ya tiene un tache, un punto malo ese modelo».
«Entonces yo les digo a los agricultores: cuando compren sembradoras, primero no escatimen en el precio, porque normalmente la siembra es lo más importante, ya hemos dicho que el que siembra bien, cosecha y el que no, que se vaya despidiendo de agricultor», tajante nos lo dice don Arnulfo.
Y el maestro continúa con su cátedra: «la sembradora debe tener, por ejemplo, muchos platos y muchos engranes, hablando de la mecánica; si es de dedos, pues que tenga también un juego de engranes fuerte o su tren de engranes que traiga muchas posiciones para que puedas hacer varias hasta que encuentres la densidad adecuada».
«Debes de tener esa diversidad de partes para que puedas calibrar la sembradora, cada vez que siembres. Es básico tener un amplia variedad de platos y engranes, y la rápida disponibilidad de refacciones es vital, pues en caso de que te falle algo, es básico que lo puedas comprar rápido, para que no pierdas la oportunidad de sembrar oportunamente».
«Entonces se convierte en básico que tenga variabilidad para calibrar: muchos platos, muchos engranes y que tenga buen servicio postventa, en pocas palabras», nos recomienda Del Toro.

RECOMENDACIÓN SAGRADA

También es muy importante que tengas en cuenta el mantenimiento, este es muy importante, preventivo todo, aquí no se vale correctivo, como en otras cosas, o sea, aquí no se vale que se me quebró y lo voy a cambiar, porque pierdes la oportunidad de sembrar oportunamente.
Por ello don Arnulfo lanza esta máxima: «la recomendación sagrada, revísenla un mes antes de la siembra. No la revises un día antes de sembrar, porque te va ser falta algo que vas a tener que ir a comprarlo».
«Entonces si tienes más de 300 días para revisar tu sembradora, ¡no tienes pretexto para que no lo programes con suficiente tiempo y que la tengas perfectamente checada!», voltea don Arnulfo y le dice al agricultor que lo escucha atento.
«Entonces es vital que conozcas perfectamente como está tu sembradora, en qué condiciones están todos los engranes, si lleva engranes o chumaceras, las flechas, las cadenas, que todos los tornillos estén apretados adecuadamente, el plato adecuado, los resortitos estos que te digo son elementales para el funcionamiento de la sembradora, porque así reduces la posibilidad de una falla en alguna parte de la sembradora».
«Ahora sí, ya terminaste la calibración, ya revisaste la sembradora, ya le pusiste el plato adecuado, la semilla, ya le diste la densidad adecuada que es 5 platos por metro, ya calibraste con la rueda, ya ajustaste los engranes, ya todo… ya estás listo para irte al campo a sembrar».

Ingeniero, ¿la sembradora la puedo usar para cualquier cultivo, nomás sabiéndola calibrar?
«No, cada sembradora es para cada cultivo, una de sorgo es exclusiva para el sorgo, la de maíz, para el maíz. Lo que sí puedes hacer, por ejemplo, vamos por una tabla de modelos para podernos explicar:
«Si es de platos, obviamente hay un plato para frijol, hay un plato para garbanzo, hay un plato para sorgo, entonces la misma sembradora te puede sembrar frijol, sorgo, garbanzo, maíz, etcétera. Y haces todo tu proceso de calibración. El cambio sería sólo el plato».
«En el caso de la de dedos, tienes una limitación, hay dedos para semillas grandes y dedos para semillas chicas, ahí no hay vuelta de hoja, el dosificador tiene que ser especial».
«En el caso de las neumáticas, los discos tienen que ser específicos para cada cultivo», nos dice.

Entonces si yo me dedico a sembrar maíz, pero quiero cambiarle a sorgo ¿tengo que comprar una sembradora nueva?
«No, ahí nomás cambias de platos, cambias el plato de maíz por un plato para sorgo, de hecho tú vas a la compañía y les dices: quiero un plato para sorgo para mi sembradora de X modelo y ya».
«En la de dedos, no, tienes que comprar un dosificador para granos chicos o grandes. Y en las neumáticas, ahí sí cambias el disco, quitas el de maíz y pones el del sorgo».
Y ya para terminar, el experto lanza una recomendación general: no escatimen ni en tecnología, ni en mantenimiento preventivo, ni en capacidad humana en la siembra, la siembra es la base, los cimientos de una buena agricultura de cualquier cultivo.
«Porque si haces mal los cimientos, tu casa se va a caer. Entonces ahí hay que poner mucho cuidado y obviamente, adaptarse a cada condición de semilla y a cada condición de suelo. Eso es fundamental, no confiarse en que ya sembró bien este año, ya no le muevo, porque el próximo año pueden variar muchas cosas, en el mismo rancho, con el mismo predio, con la misma variedad, con el mismo tractorista, con el mismo tractor y la misma sembradora, hay que variarle».

¿En cada siembra hay que calibrar la sembradora?
«Así es. Yo les digo a los agricultores: péguensele como perros a la sembradora hasta que digan: ya sembró como yo quería. Ahora sí, ya puedes estar tranquilo.

Y ni así, ¿verdad?
«Y ni así, así es, porque si varían las condiciones climáticas, hay que ajustarla de nuevo. Entonces, no hay que soltarla», nos dice sonriente don Arnulfo al agricultor y a mí.

PARA SABER

Componentes de una sembradora: el depósito de la semilla, el abresurcos, el tapador, la rueda compactadora, la rueda motriz y la transmisión.

LO DIJO

«Me llevan sembradoras que están fallando, pero al verlas, te das cuenta que desde la fábrica, nunca las han tocado, porque tengo muchos años en esto, y sé que los engranes están acomodaditos así como te los entregan desde la fábrica».
Doctor José Arnulfo del Toro Morales,
Director general de Ingeniería para el Agro (INGEAGRO)

1 COMENTARIO

  1. Excelente artículo, los detalles del mantenimiento, ajustes y calibración son muy valiosos y en lenguaje entendible. Aportando a la información, sugiero que se tome en cuenta los ajustes que deben realizarse en el tractor agrícola para la siembra fertilización con sembradora fertilizadora. Iniciar con la distancia entre centro y centro de las llantas para cuidar de no compactar en áreas cercanas a la hilera de siembra o en caso extremo sobre la hilera de siembra. Otro aspecto importante en tomar en cuenta es ajustar la longitud de los brazos de levante del sistema hidráulico del tractor y los tensores, con estos ajustes mantenemos centrados y alineados al tractor y la sembradora para realizar una siembra bien distribuida y un eficaz trabajo de la sembradora. También es importante el ajuste del brazo central o “tercer punto” permitiendo que exista un ajuste vertical que permita hacer los ajustes necesarios a la sembradora que le permita operar paralelamente con el suelo tanto en el frente como en la parte trasera de la sembradora. En las barras de levante del sistema hidráulico existe un ajuste que tiene dos posiciones, flotación y fijo, para el caso de la sembradora debe ajustarse en posición de flotación, de esta manera no se altera la profundidad de siembra cuando las llantas del tractor pisen un bordo o pasen por una zanja o parte baja. Para el caso de sembradoras accionadas por la toma de fuerza del tractor, es importante que de acuerdo a la marca del tractor, seleccionemos las revoluciones por minutos para alcanzar la presión recomendada por el fabricante de la sembradora, garantizando que las semillas no se caigan de regreso al deposito por el movimiento del tractor y sembradora, o caso contrario por exceso de presión dañar la semilla al fijarla en exceso por los barrenos de los discos semilleros. Finalmente un ajuste importante es la selección del sistema de mando hidráulico, en este caso el sistema que debe seleccionarse es el control de posición, para controlar la profundidad de siembra sin que se altere por las irregularidades que pueda existir en la topografía del suelo. Aunque las sembradoras modernas se fabrican por cuerpos de siembra independientes y acopladas a la barra porta implemento por sistemas paralelogramos, el ajuste es más preciso si seleccionamos el control de posición para favorecer una nacencia pareja,

DEJAR RESPUESTA

Favor de ingresar su comentario
Favor de ingresar su nombre aquí