CAMARONICULTURA: Importan larvas y cultivan problemas

1
230
LAS ENFERMEDADES importadas han causado nefastas consecuencias a la camaronicultura de la zona del noroeste.
LAS ENFERMEDADES importadas han causado nefastas consecuencias a la camaronicultura de la zona del noroeste.

La introducción de reproductores de diversas especies, sin tomar en cuenta las regulaciones internacionales sanitarias, ha provocado la presencia de enfermedades desconocidas en nuestro país.

TF/Roberto Silva

Está claro que la camaronicultura en México es la actividad acuícola más importante del país, la cual se desarrolla principalmente en los estados del noroeste (Sonora, Sinaloa, Nayarit y en menor proporción Baja California y Baja California Sur).

En el año de 2009, la región reportó una producción de 133 mil 282 toneladas representando el 71.6% del total nacional de camarón, ocupando el tercer lugar por volumen de producción acuícola, el primero por valor en la producción total de la pesca y la acuicultura nacional y el primero como generador de divisas.

Su tasa de crecimiento fue de 4.7% y en cuanto a exportaciones, ocupó también el primer lugar enviando productos a Estados Unidos, Japón y España.

TODO IBA BIEN HASTA QUE…

Sin embargo debido a mortalidades asociadas al virus del síndrome de la mancha blanca (WSSV por sus siglas en inglés), la producción bajó a 104 mil 612 toneladas (60.24%) para 2010 con afectaciones principalmente en el estado de Sonora, y para el año de 2011, el total de camarón de acuicultura fue de 105 mil 607 toneladas (CONAPESCA, 2012) reduciendo de 2009 a 2011 en un 20%. De acuerdo a la CONAPESCA, en el 2012 por efectos del mismo virus, la producción se redujo a 99 mil 179 toneladas de camarón de cultivo.

Queda claro que a pesar del incremento de la camaronicultura en los últimos años, ésta se ha visto afectada fuertemente por las enfermedades que se han convertido en uno de los mayores impedimentos y desafíos del desarrollo de la actividad, impactando tanto el aspecto económico como social de los estados productores.

Diversos factores han contribuido a que la acuacultura enfrente dicho problema. Las causas son complejas y se han atribuido a la presencia de virus, bacterias, hongos, pesticidas y degradación del medio ambiente.

PRÁCTICA IRRESPONSABLE

Sin embargo, el principal factor que ha contribuido fuertemente a la presencia de enfermedades, es que en las últimas tres décadas, se han realizado introducciones de larvas, juveniles y reproductores de diversas especies, sin seguir las regulaciones internacionales sanitarias y en consecuencia importan con ellos sus patógenos, acusa la doctora María Cristina Chávez Sánchez, investigadora de la Unidad Mazatlán en Acuicultura y Manejo Ambiental del CIAD, A.C.

Y abunda «hoy en día se reconoce que éste movimiento irresponsable ha sido el causante de la introducción y dispersión de enfermedades en los sistemas de cultivo a escala global, y México no se escapa de este problema».

La científica señala que el virus de la necrosis hipodérmica y hematopoyética infecciosa, conocido por sus siglas en inglés como IHHNV, estaba ausente en México, sin embargo, se introdujo con importaciones de camarones al Golfo de California. «Como consecuencia, en 1989-1990 se presentaron serias epizootias en el cultivo del camarón azul, L. stylirostris cultivados en granjas de los estados de Sonora y Sinaloa y debido al problema de este virus, los productores de camarón decidieron cambiar al camarón blanco (L. Vannamei), especie que se reportaba más resistente a este virus».

UNA TRAS OTRA

«Posteriormente, a principios de 1995 se detectó el Virus del Síndrome de Taura (TSV por sus siglas en inglés) en adultos silvestres de P. vannamei colectados en alta mar en pesquerías del sur de México, frente a las costas de Chiapas cerca de la frontera con Guatemala. «Más tarde, en mayo de 1995 se diagnosticó en la zona norte del estado de Sinaloa con un 75% de prevalencia, dispersándose progresivamente a la zona centro y sur del estado, y de ahí a Sonora y Nayarit, con lo que afecta desde entonces las producciones», nos dice la investigadora.

Después de que el virus de la mancha blanca se detectó en Centroamérica a principio de 1999, el virus se diagnosticó por primera vez en México a finales del mismo año en granjas ubicadas en el noroeste del país y de la misma manera que los otros virus, éste ha afectado de manera importante las producciones.

OMISIÓN PELIGROSA

Señala la investigadora que los productores se olvidan o ignoran las medidas de bioseguridad, especialmente la de no importar organismos de otros países con afectaciones de patógenos importantes, sin aplicar las regulaciones internacionales sanitarias y ocasionan con ello la introducción de los patógenos anteriormente mencionados y con las consecuencias que actualmente tienen a la industria totalmente colapsada.

«Lo anterior se repitió recientemente cuando en 2013, los efectos de WSSV fueron “opacados” por una nueva enfermedad conocida como el “Síndrome de Muerte Temprana” ocasionada por una bacteria, la cual provoca altas mortalidades en organismos pequeños dentro de los primeros 10 a 30 días después de su siembra en los estanques. Por lo anterior, la producción de camarón para 2013 se vio drásticamente reducida y alcanzó apenas una recolección de entre 20 mil y 30 mil toneladas, es decir como la obtenida en 2002-2003», declara la doctora Chávez.

Y pone el dedo en la llaga al soltar esta afirmación: «Estas enfermedades no se tenían en México, los patógenos fueron introducidos por el movimiento de larvas o reproductores procedentes de países infectados. Se reconoce internacionalmente que el movimiento de animales acuáticos vivos, material genético y sus productos usualmente llevan el riesgo inherente de mover los patógenos contenidos en estos organismos y sus productos y con ello los riesgos sanitarios, ecológicos, ambientales y económicos que pueden causar».

LAS FUNESTAS CONSECUENCIAS

Esto ha ocasionado a nivel global pandemias como por ejemplo el del virus de la mancha blanca que está presente en la mayoría de los países que cultivan camarón en el mundo. Casos similares se presentan en el cultivo de peces y moluscos con otros patógenos movilizados, introducidos y dispersados por la misma irresponsabilidad sanitaria.

La causa es que el comercio internacional de organismos vivos con propósitos de acuicultura, pesca recreacional, peces de ornato o para alimento, es cada vez mayor y es imposible detenerlo. De acuerdo a la FAO la contribución de la acuicultura a la producción mundial de especies comestibles fue de 47 % en 2010 en comparación con sólo el 9% en 1980 y en ese año la producción acuícola mundial alcanzó otro nivel máximo sin precedentes de 60 millones de toneladas.

Por lo tanto es imposible detener el movimiento global de organismos acuáticos ya que involucra alimento y beneficios económicos a los gobiernos y al público de los países involucrados en el comercio.

Por lo tanto se acepta que el comercio se lleve a cabo, sin embargo se han establecido estrategias, estándares y lineamientos internacionales para reducir los riesgos de movimiento de patógenos a un nivel aceptable.

NO ENTIENDEN

Aunado a lo anterior, es necesario mencionar que además de importar camarones de las mismas especies que tenemos en México, se han introducido especies exóticas que no solamente pueden traer consigo sus patógenos, sino que además no se sabe que problemas ecológicos, ambientales, económicos y sociales pueden ocasionar dichos crustáceos.

Ejemplos de los problemas que se pueden ocasionar por la introducción de especies exóticas, se tiene con la del pez león en el Caribe y el pez diablo en muchas de las presas y ríos de México. Ambas son especies agresivas, que invaden fácilmente diferentes hábitats por su fácil adaptación, alta tasa de reproducción, carencia de depredadores y destrucción de especies nativas.

Actualmente se está intentando cultivar a otra especie altamente agresiva, el bagre basa de Vietnam y las autoridades lo están considerando. Por eso es prudente preguntarse y preguntarles a las autoridades ¿se están haciendo los estudios científicos que se requieren?, ¿se va a importar una vez más de manera negligente otra especie?, ¿es necesaria la importación cuando existe toda una industria establecida en Asia con la que habrá que competir?, ¿no sería mejor voltear, como los mismos asiáticos lo están haciendo, a nuestras especies nativas que también son valiosas?

El gobierno debe ser más estricto en la aplicación de las normas internacionales para reducir el riesgo de la importación de patógenos y de especies exóticas exigiendo los respectivos certificados sanitarios de origen, aplicando el análisis de riesgos de importación, medidas de cuarentena como lo establece la Organización Internacional de Salud Animal (OIE), la aplicación de las medidas del Acuerdo Sanitario y Fitosanitario que obliga la Organización Mundial de Comercio y los «Principios técnicos del manejo de la salud en el movimiento responsable de organismos acuáticos» que estableció la FAO, además de aplicar las regulaciones de salud animal mexicanas que en su mayoría deben estar de acuerdo a las normas internacionales firmadas por el gobierno.

Esto para no tropezar con la misma piedra y sufrir las consecuencias

LO DIJO

«Estas enfermedades no se tenían en México, los patógenos fueron introducidos por el movimiento de larvas o reproductores procedentes de países infectados».

Dra. María Cristina Chávez Sánchez

Investigadora de la Unidad Mazatlán en Acuicultura y Manejo Ambiental del CIAD, A.C.

1 COMENTARIO

  1. Totalmente de acuerdo con la doctora. Muchas de las enfermedades se han originado por el intercambio de larva o insumos. Porque si otro tipo de importaciones son altamente criticadas y reguladas (productos, camarones frescos o congelados) no se ha hecho lo mismo con larva y reproductores?

    Por otro lado el cultivo de especies nativas o con potencial acuicola es algo triste estamos en sería desventaja competitiva en cuanto a los productos asiáticos en cada una de las partes de la cadena productiva. Tal vez por eso explique un poco que lo que se quiera producir sea lo mismo que Asia hace ( ya se sabe como, a donde y tiene un mercado establecido)

    Saludos

DEJAR RESPUESTA

Favor de ingresar su comentario
Favor de ingresar su nombre aquí